De superar el cáncer cuando era niña a convertirse en Miss Málaga: esta es la historia de María Sánchez

Hoy se celebra el Día Mundial contra el Cáncer y su vida es un ejemplo de que la enfermedad se puede dejar atrás

por Tu otro diario /


Siempre soñó con ser modelo. Desde que era muy pequeña le encantaba posar y desfilar. Pero, bien pequeña también, tuvo que enfrentarse a una de las enfermedades más duras que existen: el cáncer. María Sánchez pasó entrando y saliendo del hospital gran parte de su infancia, de los tres a los 10 años. Ahora, a los 27, es Miss Málaga y dona su cabello a una asociación que lo utiliza para elaborar pelucas que se venden y también se regalan a mujeres enfermas que han perdido su pelo como consecuencia de los agresivos tratamientos para combatir esta dolencia. Hoy lunes se celebra el Día Mundial contra el Cáncer.

María Sánchez

Miss Málaga esconde tras su sonrisa una dura historia que afortunadamente superó (María Sánchez/Facebook).

En una entrevista en el diario 'El Mundo', María Sánchez cuenta que jugaba a desfilar para las enfermeras en los pasillos del Hospital Niño Jesús de Madrid, donde le trataban el tumor que padecía. Tuvo que someterse a una operación, dos autotrasplantes de médula, así como radioterapia y a otro tratamiento. Perdió su cabello en ese proceso. Siempre tuvo ilusión por convertirse en modelo, aunque las secuelas de la enfermedad le influyeron en el crecimiento. Por eso no desfila en las pasarelas, pero sí posa como modelo fotográfica. Y representa con orgullo la belleza de las mujeres malagueñas tras haber sido elegida Miss Grand Málaga.

RELACIONADO: Más noticias sobre los últimos avances en la lucha contra esta dolencia

Ella ha sacado como enseñanza del duro proceso que tuvo que afrontar en su infancia que cada caída "se puede transformar en una victoria" y ha decidido, ahora que puede, donar su cabello para ayudar a otras mujeres que lo pierden como consecuencia de la quimioterapia. Los requisitos son tener el pelo sano y limpio, y el cabello debe tener al menos 30 centímetros. Lo da a Mechones Solidarios, una ONG que al conseguir el pelo de forma gratuita logra que el precio de las pelucas baje un 80%, según ha contado a elmundo.es su presidenta, Estela Guerisoli. Esta asociación también regala pelucas a mujeres con pocos recursos.

María Sánchez

Con su marido, Miguel, con el que posa en numerosas imágenes en sus redes sociales (María Sánchez/Facebook).

A María le gusta recordar que también hay una asociación que recoge cabello para pelucas oncológicas para niños, que se llama Pekelucas. El largo mínimo, en este caso, baja hasta los 20 centímetros. Ella de pequeña no usó peluca, cree que en su época no era tan común como ahora. Ya de adulta, intentó hacerse donante de sangre, pero como no puede, pensó que podía hacerlo con el pelo. Y sigue haciéndolo como un ritual cada vez que su cabello rubio y ondulado alcanza la longitud necesaria.

Esta Miss Málaga ha conseguido convertir a aquella niña valiente que fue en una mujer fuerte. Es maestra y también tatuadora. Y mira al futuro con energía y optimismo. Ella es un ejemplo de que esta terrible enfermedad puede superarse con éxito.

María Sánchez

Esta guapa malagueña dona su cabello por la mejor causa (María Sánchez/Facebook).