Acusan a Australia de impedir la entrada a mujeres saudíes en busca de asilo

Al menos 80 mujeres saudíes han buscado refugio en Australia en los últimos años para librarse del régimen de la tutela del varón que permite que sus padres, hermanos, tíos e hijos controlen sus vidas

por Efe /


Activistas y testigos acusan a las autoridades migratorias de Australia de impedir la entrada al país a mujeres saudíes que buscan asilo para huir de la violencia machista en Arabia Saudí, informan hoy medios locales. Al menos 80 mujeres saudíes han buscado refugio en Australia en los últimos años para librarse del régimen de la tutela del varón que permite que sus padres, hermanos, tíos e hijos controlen sus vidas. El programa Four Corners, de la cadena australiana ABC, habló con varias que se encuentran en el país oceánico con visados provisionales, entre ellas Ranya, quien en 2017 acudió al aeropuerto de Sídney para ir a buscar a una amiga, que nunca llegó.

David Coleman

El ministro australiano de Inmigración, Ciudadanía y Asuntos Multiculturales David Coleman se dirige los medios de comunicación en Sídney, Nueva Gales del Sur, Australia, para anunciar que los últimos niños solicitantes de asilo abandonan Nauru y se dirigen a EU con sus familias. Pero David Coleman evitó declarar sobre las denuncias referidas al trato dado a las mujeres saudíes que buscan asilo. (EFE)

"Ella intentaba pedir asilo aquí, vino de Arabia Saudí a Indonesia y de Indonesia a Sídney", comentó la mujer, de 28 años, al recalcar que desde ese día "no se nada de ella o lo que le haya pasado. Intentamos contactarla pero no he oído nada de ella". Taleb Al Abdulmohsen, un activista saudí que reside en Alemania, comentó a Four Corners que las autoridades australianas les piden a las jóvenes el número telefónico de sus guardianes y las deportan a los países en los que hicieron la última conexión antes de llegar a Australia.

"Las interrogan meticulosamente en los aeropuertos australianos desde por lo menos agosto de 2017. Y la cosa empeora", precisó Abdulmohsen, al relatar la historia de Amal, una joven que llegó a Sídney en 2017 y fue deportada finalmente a Corea del Sur tras pedir asilo y desde entonces ha perdido contacto con ella. Asimismo la ABC relató el caso -que el Ministerio del Interior se niega a comentar- de dos hermanas que están varadas en Hong Kong después de que el Gobierno saudí llamase a la embajada australiana para que cancelara sus visados. Por su parte, el titular australiano de Inmigración, David Coleman, evitó declarar sobre las denuncias referidas al trato de las mujeres saudíes que buscan asilo, precisó la ABC.

La denuncia se da después del caso de Rahaf Mohammed Al-Qunun, la joven saudí que obtuvo asilo en Canadá tras huir de su familia, para evitar un matrimonio forzado, hacia Tailandia, donde comenzó una intensa campaña en las redes sociales sobre su caso. Human Rights Watch (HRW) ha documentado durante años otras historias de mujeres que han intentado huir de sus familias y que, en algunos casos, han sido forzadas a regresar a Arabia Saudí, como le ocurrió en abril de 2017 a Dina Ali Lasloom, que fue obligada a volver cuando estaba en tránsito en Filipinas rumbo a Australia.