El sentido agradecimiento del padre de Julen, que habla de su duelo: 'Me maldigo, maldigo el día que fui allí'

'Igual que salí para pedir medios, ahora quiero dar las gracias a todos los que se volcaron', dice José Roselló, que no puede pensar en otra cosa

por Tu otro diario /


Es un hombre roto por la desgracia de haber perdido a su hijo pequeño, Julen, que tenía solo dos años cuando cayó a un pozo en Totalán aquel domingo maldito de enero. José Roselló y su mujer, Vicky García, viven una tragedia que en su caso ha sido tozuda y se ha ensañado con ellos. Un drama por duplicado, porque en 2017 ya enterraron a su primogénito, Óliver, fallecido a los tres años de un ataque al corazón. Desesperado, en los primeros días de búsqueda de Julen, José exigió públicamente más medios. Ahora, tras el dramático desenlace, quiere que por encima de aquello quede su inmenso agradecimiento. Así lo ha expresado en una entrevista concedida al diario 'SUR'.

Padre Julen

José Roselló, emocionado tras recibir dibujos de los niños de Totalán para su hijo (Getty Images).

"Me maldigo, maldigo ese día. En mala hora fui yo allí. Ya no volveré a ir al campo, ni me comeré más un plato de paella", confiesa, y añade que se ha quedado sin corazón, que cierra los ojos y solo ve el pozo de Totalán. Agradece a sus amigos que se estén volcando con él y traten de distraerle y ayudarle a pensar en otras cosas. Y a su familia que les acoge en otra casa para que no tengan que ir a la suya más que a dormir, porque no soportan ver los recuerdos de su vida junto a su hijo pequeño.

RELACIONADO: Más noticias sobre este caso que conmocionó a España y a medio mundo

José Roselló siente una enorme gratitud, un sentimiento grande que atañe a muchas personas: "Estaremos eternamente agradecidos a la Guardia Civil, bomberos, mineros,ingenieros, operarios, psicólogos, Emergencias 112, voluntarios de Protección Civil, vecinos de Totalán, de El Palo, a la vecina que nos cedió la casa, al coronel Jesús Esteban y a la subdelegada del Gobierno, que me han escuchado con mis quejas, con mis protestas, pero que nos han dado un trato maravilloso. Y a los periodistas, que nos escucharon cuando pedíamos ma´s medios para la búsqueda y que, salvo excepciones, nos han tratado bien. Nos hemos sentido muy arropados".

Padres Julen

Los padres de Julen, en una vigilia días antes de que se encontrara su cuerpo sin vida (Gtresonline).

"No quiero más entrevistas, solo trasladar ese agradecimiento y que no quede la queja", continúa José, que ha llamado por iniciativa propia al diario 'SUR' para trasmitirles su mensaje. Él y su mujer han recibido "emocionados" los mensajes de aliento y ánimo que les llegaban a traves de las redes sociales de todos los puntos de España y de otros países. "En ese aspecto y aunque el dolor no me lo quite nadie, estaré eternamente agradecido".

RELACIONADO: El desgarrador relato de la madre de Julen sobre el momento en que el niño cayó por el orificio

Volver a su casa se ha convertido para José y Vicky en una pesadilla: "Entras y empiezas a ver muñecos, pelotas...", explica. Por eso, para intentar sobrellevar su duelo, se quedan durante el día con amigos y solo vuelven a su domicilio para dormir. Ahora, estos padres tienen por delante la difícil tarea de seguir adelante tras haber perdido prematura y dramáticamente a sus dos hijos. Tienen que hacerlo en la intimidad familiar, con el apoyo de sus familiares y amigos más cercanos, pero dejando bien claro el agradecimiento a todo un país volcado con ellos en busca de un sueño que, finalmente, no pudo ser.

Madre Julen

Vicky García, la noche en que encontraron sin vida a su hijo (Gtresonline).

Julen Roselló cayó a un pozo en Totalán (Málaga) el pasado 13 de enero. Se trabaja de un orificio de prospección para buscar agua de unos 25 centímetros de diámetro. Pasaba el día con sus padres en el campo, en la finca de unos familiares. Mientras su padre hacía una paella, el niño se desplazó corriendo y cayó accidentalmente por el agujero. Durante 13 días se llevó a cabo una operación de rescate sin precedentes y una ingente labor de ingeniería para llegar hasta el pequeño, cuyo cuerpo sin vida fue extraído del pozo en la madrugada del día 26 de enero.