La conclusión del informe de la Guardia Civil sobre el pozo en el cayó el pequeño Julen

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Benemérita ha realizado un exhaustivo estudio que ya ha entregado al juzgado que investiga el caso

por Tu otro diario /


Las medidas de seguridad adoptadas para evitar accidentes en torno al pozo en el que el pasado 13 de enero cayó el pequeño Julen en Totalán eran "nulas". Así lo sostiene el Seprona de la Guardia Civil en el informe que publica hoy el diario 'SUR' y que se ha entregado ya al juzgado de instrucción número 9 de Málaga, que investiga este dramático suceso que ha conmocionado a todo el país. Este informe es el resultado de la investigación que se está haciendo desde el día en que el pequeño se precipitó por el orificio de prospección en dos líneas: una sobre las circunstancias en las que cayó Julen y otra sobre los aspectos legales de la perforación y el movimiento de tierra posterior.

Investigación Julen

Los equipos de rescate trabajaron sin descanso día y noche (Gtresonline).

Los investigadores iniciaron las pesquisas desde el mismo momento del accidente del niño, mientras se desarrollaban de forma simultánea las labores de búsqueda y rescate. En la inspección de la zona se determinó la superficie de la parcela y mediciones de todo tipo. Se comprobó cómo se habían hecho obras adicionales al pozo, ya que se había movido tierra para lograr una explanada en el Cerro de la Corona.

RELACIONADO: Todas las noticias sobre este caso que ha sobrecogido a España

En esa explanada había, como también recoge en su informe el Seprona, una zanja que concluía en el pozo al que cayó Julen. También se halló en la parcela diverso material para construir (tres palés con bloques de hormigón, cuatro sacos de cemento, dos de arena blanca y tubos para cables de electricidad.

Pozo Julen

El orificio por el que cayó el pequeño es estrechísimo (Europa Press).

La Guardia Civil también ha comprobado que, como se dijo desde prácticamente el principio, el pozo carecía de permisos. Se requiere la licencia municipal, un proyecto técnico firmado por un ingeniero de minas y una autorización administrativa. Ninguno de estos documentos está en poder del propietario de la finca, que es la pareja de un familiar del padre de Julen. Tampoco había permisos para la obra de la explanada.

RELACIONADO: El desgarrador relato de la madre de Julen del momento en que su hijo cayó al pozo

Julen Roselló cayó a un orificio de prospección para buscar agua en Totalán (Málaga) el pasado 13 de enero. En la madrugada del 26 de enero se encontró su cuerpo sin vida, tras 13 días de búsqueda y después de acometer una ingente obra de ingeniería en tiempo récord. Por desgracia, el ritmo incesante de las labores, que no se detenían ni de noche, no fue suficiente para llegar al pequeño a tiempo, algo que habría sido materialmente imposible ya que, según los resultados preliminares de la autopsia, el fallecimiento del menor se produjo poco después de la caída y como consecuencia de la misma.