Trágico desenlace del rescate del pequeño Julen: encuentran su cuerpo sin vida en el pozo

Los mineros han localizado al pequeño, de solo dos años, que cayó accidentalmente al orificio de prospección para buscar agua el pasado 13 de enero

por Tu otro diario /


Se han confirmado los peores pronósticos. Los mineros han localizado al pequeño Julen, de dos años, en el pozo al que cayó accidentalmente el domingo 13 de enero en Totalán (Málaga). Su cuerpo sin vida ha sido encontrado en la madrugada de este sábado bajo el tapón de tierra que había a 71 metros de profundidad y ha sido la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa la que ha dado con él, tras excavar a mano los  casi 4 metros que separan el hoyo en el que cayó el niño del túnel vertical paralelo perforado para llegar el punto donde creían que se encontraba el menor. Julen disfrutaba junto con un grupo de familiares y amigos de una jornada en el campo cuando tuvo lugar el suceso, que ha tenido desde entonces en vilo a todo el país.

Rescate Julen

Los equipos de rescate llevan trece días luchando por sacar al pequeño Julen del pozo de Totalán (GTresonline)

El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ha confirmado la triste noticia a las 2.26 horas de la madrugada de este sábado a través de su cuenta de Twitter y ha enviado sus condolencias a los padres del pequeño, que han vivido las últimas horas del rescate con gran angustia. De hecho, el padre del niño, José Roselló, ha requerido atención médica tras sufrir una crisis de ansiedad.

El operativo de rescate del niño llevaba trabajando día y noche, sin descanso, desde el domingo 13 de enero, cuando, a las 14.00 horas, se tuvo noticia del desgraciado accidente por parte de los servicios de emergencia. Hasta la fecha, han estado efectuando labores sin descanso, en turnos, para tratar de llegar hasta el punto donde se ha hallado al niño. Ha sido un trabajo duro, complicado aún más por las características del terreno y las vetas de roca de gran dureza que han ido encontrando las perforadoras en su camino, lo que ha retrasado los planes iniciales en varias ocasiones. 

RELACIONADO: Sus padres han vivido con enorme angustia la espera

Primero, los equipos de rescate intentaron succionar la tierra de un tapón que encontraron en el pozo, a 71 metros de profundidad, para despejar el camino hacia Julen. Pero esa vía no dio frutos, por lo que se propusieron hacer dos túneles, uno vertical paralelo al pozo y otro horizontal. Finalmente, esa última solución se descartó y los operarios se centraron en el orificio vertical por el que el grupo de élite de mineros asturianos descendió. Los últimos metros tuvieron que excavarlos estos especialistas a mano, efectuando microvoladuras controladas en las zonas de roca más dura, para tratar de asegurar la integridad del pequeño.

RELACIONADO: Se hallaron restos biológicos del pequeño dentro del orificio de prospección en los primeros días

Se ha tratado, desde el principio, de una situación difícil e inédita, "porque no conocemos una emergencia o un accidente parecido en ningún otro lugar del mundo por la estrechez del tubo y la situación, además de la profundidad del pozo, con más de 100 metros", según explicó al principio el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. La única hipótesis con la que trabajaba la Guardia Civil es con que Julen se encontraba dentro del pozo, un extremo corroborado científicamente tras hallar en su interior pelo del pequeño.

RELACIONADO: La emoción de José y Vicky, los padres de Julen, en las últimas horas del rescate

La dureza de los materiales hallados en el subsuelo complicó la ya de por sí delicada operación de rescate y obligó a replantear sobre la marcha los planes del amplio dispositivo de búsqueda. También ha dificultado la última fase de los trabajos, la que han llevado a cabo los ocho efectivos de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa. Se han llevado a cabo al menos cuatro microvoladuras controladas para poder horadar la piedra y acceder al pozo donde se encontraba el niño. Una vez que ha sido localizado, han sido agentes de la Guardia Civil los que han accedido hasta él y lo han sacado.

RELACIONADO: La emotiva carta de un guardia civil que trabaja desde el primer día en el rescate

Todo el pueblo de Totalán se ha volcado con los padres y los familiares de Julen y, por otro lado, con los integrantes de los equipos de rescate, a los que han alojado y alimentado para tratar de hacerles más llevadera la dramática situación. Los padres del niño se han alojado en una casa cedida por una vecina del municipio, donde han estado arropados por allegados y amigos y donde han recibido en todos estos días atención psicológica.