Los republicanos impulsan la propuesta de Donald Trump para acabar con el cierre administrativo

Esta prolongada paralización ha despertado la solidaridad de distintas personalidades hacia los 800.000 empleados federales que no han recibido su pago quincenal por segunda vez desde el pasado 22 de diciembre

por EFE /


El Senado de Estados Unidos comenzó este martes a debatir la propuesta del presidente para acabar con el cierre parcial administrativo, que llegó a su día 32, con la mayoría republicana buscando su aprobación mientras los demócratas criticaron la falta de compromiso frente al tema migratorio. La paralización, que afecta a un 25 % de la Administración, ha despertado la solidaridad de distintas personalidades hacia los 800.000 empleados federales que no han recibido su pago quincenal por segunda vez desde el pasado 22 de diciembre, cuando arrancó el cierre.

El líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell

El líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell (EFE).     

El líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell, presentó la iniciativa anunciada el pasado sábado por Donald Trump, en un intento por desatascar la aprobación de fondos para algunas agencias federales que no cuentan con presupuesto y asegurar la financiación para el muro en la frontera con México.

Trump ofreció extender dos programas migratorios cancelados por él mismo, la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y el Estatus de Protección Temporal (TPS) para refugiados extranjeros, a cambio de los 5.700 millones de dólares (5.016 millones de euros) para construir el muro en la frontera con México.

Casi al cierre de la jornada se conoció que los líderes del Senado llegaron a un acuerdo para que el próximo jueves se voten sendas propuestas para acabar con el cierre parcial. McConnel fijó dos votaciones para la tarde del jueves, cada una de las cuales requerirá el respaldo de 60 senadores para avanzar.

RELACIONADO: El bloqueo se instala en EE.UU., con Trump y los demócratas lejos de un pacto

La primera votación, según la publicación The Hill, sería sobre la propuesta de Trump, y en caso de que fracase se consideraría una "resolución continua" (un tipo de legislación de asignaciones presupuestarias que permite reservar fondos para departamentos, agencias y programas federales específicos) de tres semanas.

"Por primera vez, obtendremos una votación sobre si abrir el Gobierno sin ninguna decisión de una manera u otra sobre seguridad fronteriza", señaló el líder de la minoría demócrata, Chuck Shummer, sobre el acuerdo, según declaraciones difundidas por The Hill.

Nada garantiza que en ambas votaciones se alcance el apoyo requerido. Al intervenir en la sesión, McConnel subrayó que "lo que tiene que suceder es que los demócratas estén de acuerdo en que es hora de poner al país por delante de la política".

"La oportunidad de terminar con todo esto nos está mirando a la cara", declaró McConnel, que calificó como "integral", "bipartidista" y "sólida" la propuesta presentada por el gobernante estadounidense y subrayó que es lo "único que está sobre la mesa".

RELACIONADO: Donald Trump y los demócratas no acuerdan cómo acabar con el cierre parcial de la Administración

"Cuando el presidente dice que dará DACA y TPS parcialmente, a pesar de que él creó el problema por su cuenta a cambio del muro, es como una negociación por bienes robados", sentenció Schummer, quien junto a la líder demócrata de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, ha liderado la oposición a la barrera fronteriza.

La preocupación por los empleados federales sin devengar un salario ha tocado a distintas personalidades que han empezado a dar muestras de solidaridad. En Nueva York, los Nets y el Banco de Alimentos de la ciudad distribuyeron comida a unas 500 familias en el estadio de ese equipo de baloncesto, el Barclays Center.

También el cantante Bon Jovi ofreció comidas gratis el domingo en su restaurante "JBJ Soul Kitchen". Igual gesto tuvieron el expresidente George W.Bush, que repartió pizzas a agentes del Servicio Secreto a cargo de su seguridad, así como Gene Simmons y Paul Stanley, de rock Kiss, quienes han ofrecido comida  en su restaurante.