Recta final para rescatar al pequeño Julen del pozo de Totalán

Por fin se ha terminado el túnel paralelo hasta llegar a los 60 metros de profundidad en los que se cree que se encuentra el niño

por Tu otro diario /


Los equipos de rescate ya están a punto de llegar hasta el pequeño pequeño Julen tras nueve días de intenso trabajo. En la noche de ayer lunes la perforadora alcanzó por fin los 60 metros de profundidad a los que se cree que se encuentra el niño, que cayó el pasado día 13 de enero de forma fortuita al pozo, según el relato de la familia. Después de haber realizado durante la noche en tareas previas a la ejecución de la galería horizontal que unirá los dos pozos paralelos, la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa trabaja ya el último tramo para alcanzar al niño, que debe excavarse a mano. 

Pozo Totalán

Los equipos de rescate han tardado 55 horas en horadar el pozo (Cordon Press) .

El primer paso será, no obstante, rematar las obras complementarias en el túnel, entre ellas el revestimiento de la galería, para garantizar la seguridad. Se calcula que podrían tardar unas 24 horas en realizar el trabajo. Para ello llevarán, entre otro material, un martillo de aire comprimido, hachas y madera para apuntalar el túnel que deben horadar. La previsión es que hacia el mediodía la Brigada de Salvamento Minero empiece la tarea de perforación y previsiblemente solo bajarán dos mineros por turno porque no cabrán más personas en el túnel inclinado.

RELACIONADO: A punto de llegar a Julen tras nueve días de angustia

La Brigada de Salvamento Minero es un equipo de elite que trabajará con un sistema de ventilación por las condiciones extremadamente duras que se dan a esa profundidad. La dureza del terreno determinará la duración de los trabajos para lo que los mineros han evaluado todas las posibilidades, entre ellas el uso de algún explosivo, si fuera necesario, para remover el terreno mediante microvoladuras.

Bajarán en la cápsula de rescate, de 1,05 metros de diámetro por 2,5 de altura, diseñada por el director técnico del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, Julián Moreno, y fabricada por herreros del municipio malagueño de Alhaurín de la Torre. Esta cápsula, que parece un ascensor, se maneja a través de una grúa de precisión, y tiene conductos preparados de aire; además de un adosado para cargar casi 500 kilos de tierra.

RELACIONADO: Los padres de Julen viven las últimas horas del rescate en una casa que les han prestado en Totalán, un pueblo volcado

Santiago Suárez, exjefe de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa desplazado a Totalán con motivo de las labores que se están realizando para restacar al pequeño Julen, ha explicado que el equipo de ocho efectivos tendrán que trabajar de rodillas o tumbados en turnos de entre cuarenta minutos a una hora hasta localizar al pequeño. Ha dicho que si no aciertan con la altura a la que se supone que está el niño, tendrán que picar hacia arriba y a partir de ahí agrandar el pozo. "Los espacios confinados para esta gente no van a suponer ningún tipo de problema", ha concluido Suárez.

García Vidal afirmó en la rueda de prensa de este lunes por la noche que estaba está en contacto con los expertos en rescate minero que, precisamente, habían subido al lugar para ultimar los detalles de toda la operación, "aunque la hemos repasado innumerables veces en estos últimos días". No obstante, ha dicho, "no queremos dejar ningún detalle ni ningún cabo suelto". 

Mineros Cordon Press

Esta es la jaula en la que descenderán los mineros para horadar los últimos metros del túnel (Cordon Press).

Cientos de personas están trabajando sin descanso desde el pasado día 13 cuando la familia avisó de la caída del pequeño por un pozo de más de cien metros de profundidad. Las mayores dificultades las ha planteado el terreno. La perforación de la galería vertical se inició el 19 de enero y se han empleado 55 horas para llegar a los 60 metros de profundidad, lo que supone haber empleado una velocidad de 1,1 metros por hora, por la dureza del material que se iban encontrando las máquinas. "Nos encontramos realmente satisfechos en la ejecución del trabajo", ha dicho Ángel García Vidal, delegado en Málaga del Colegio de Ingenieros y coordinador del operativo de rescate de Julen, admitiendo que "nos gustaría que hubiese sido antes pero la realidad de los materiales y de las rocas que nos hemos encontrado ha sido realmente de extraordinaria dificultad".

RELACIONADO: Las redes sociales se inundan de muestras de cariño a Julen y a su familia

Los padres del niño, que perdieron un hijo pequeño en 2017 cuando Julen era un bebé, siguen los trabajos en una vivienda del municipio apoyados por un equipo de psicólogos que ayudan en la tensa espera.