Las conmovedoras palabras del padre del pequeño Julen, roto de dolor: 'Estamos muertos en vida'

Mari Carmen, abuela del pequeño, ha compartido un presentimiento lleno de esperanza: 'Mi corazón siente que mi niño está vivo'

por Tu otro diario /


José Rosello, el padre del pequeño Julen, es un hombre roto por la pena y angustiado por la incertidumbre de no saber dónde ni cómo se encuentra su hijo. La última vez que vio al pequeño de dos años fue el pasado domingo en torno a las dos de la tarde, poco antes de que cayera en el agujero de un sondeo para buscar agua en Totalán (Málaga). "Nadie puede ponerse en nuestra piel, estamos muertos en vida", ha contado con la voz entrecortada al diario 'Sur'.

Rescate Julen

Los padres no se separan del lugar en el que ocurrió el accidente, donde ahora se excava un túnel lateral (EFE).

Ni José ni su mujer, Victoria María García, "que está rota", según sus propias palabras, se separan un minuto del lugar donde se está buscando a su hijo. "¿Dónde voy a estar si no? Aquí estoy y aun así estoy demasiado lejos de él", ha explicado. "Nos faltan medios. Sé que no paran, pero mi hijo está ahí y no consiguen llegar hasta él... y cuando lleguen... ¿cómo lo van a sacar?", se ha preguntado en referencia a la labor del dispositivo de búsqueda y rescate que se ha montado y que trabaja día y noche desde el pasado domingo.

RELACIONADO: La familia perdió a su otro hijo, de solo tres años, en 2017

Esa falta de medios es tal que "los bomberos no tenían cámaras", según José en declaraciones que recoge La Sexta. Está convencido que  "el tapón que se han encontrado lo habrían visto desde primera hora". Se queja, además, de que "bajaron con un móvil y con una cámara GoPro".

La fatídica jornada en la que Julen cayó al pozo, compartían un día de campo con familiares y amigos. José asegura que él no vio al niño caer por el orificio, pero sostiene que lo escuchó llorar y que trató de animarlo. "Yo escuchaba a mi hijo llorar, pero no podía hacer nada", ha explicado y ha revelado que le decía a su hijo: "Tranquilo, tranquilo, que el hermano nos va a ayudar". José se refería así a Óliver, su otro hijo, que falleció a los tres años de edad en 2017 debido a un infarto.  "Llevo dos días aquí y parece que llevo un mes", cuenta José entre sollozos.

RELACIONADO: Están abriendo un túnel lateral para tratar de llegar hasta el pequeño

A él se encomienda también Mari Carmen, abuela del niño, que ha contado en declaraciones a 'Ya es mediodía' de Telecinco que reza a Óliver para que acompañe a su hermano. "Yo le pido a él, le rezo a Óliver para que abrigue a su hermano, para que esté con él y nos lo traiga", ha contado rota de dolor, con la voz ahogada por el llanto. Ha lanzado una súplica a los equipos de rescate: "Que se den prisa, que Julen es muy chiquitito y hace mucho frío".

RELACIONADO: Más noticias sobre este suceso que tiene a España en vilo

La familia vive momentos de gran angustia desde el pasado domingo, aunque aún albergan esperanza en que el niño pueda ser rescatado con vida. Hoy mismo se ha comenzado a excavar un túnel lateral con la esperanza de llegar hasta donde creen que está el niño. Su abuela ha querido compartir también un presentimiento lleno de esperanza: "Mi corazón siente que mi niño está vivo", ha asegurado.