La Guardia Civil despeja numerosas incógnitas sobre la desaparición y el crimen de Laura Luelmo

Los mandos encargados del caso han revelado dónde, cuándo y cómo creen que Bernardo Montoya mató a la joven zamorana

por Tu otro diario /


Los investigadores trabajan con la hipótesis de que Bernardo Montoya, autor confeso del asesinato de Laura Luelmo, la matara en su casa el mismo día de su desaparición y luego abandonase su cuerpo en el monte, en el lugar donde apareció. De este modo, contradicen así los resultados preliminares de la autopsia que apuntan a que la joven falleció entre 48 y 72 horas después de su desaparición, que tuvo lugar el 12 de diciembre por la tarde. Han desgranado cronológicamente cómo fue la búsqueda y cómo creen que ocurrió todo.

Bernardo Montoya

Bernardo Montoya permanece en prisión tras prestar declaración ante el juez (EFE).

Los mandos han explicado que creen que Bernardo Montoya abordó a la joven en la tarde del miércoles 12 de diciembre. Ella le habría preguntado por un supermercado, él le indicó dónde estaba y esperó a que volviera de allí. A su regreso, la introdujo en su vivienda. En la casa de Bernardo han encontrado la compra de Laura, contrastada con las cámaras y el ticket que le dieron en el supermercado a las 17.20 horas de ese día. Los agentes creen que la hizo entrar en su casa y allí la golpeó, metió su cuerpo en el coche y la condujo al monte, donde se habría producido la agresión sexual. Después, dejó allí su cuerpo.

RELACIONADO: Más noticias sobre este caso que ha conmocionado a la sociedad española

Esta novedad, conocida hoy, contradice el dato de la autopsia, que fija la fecha de la muerte entre 48 y 72 horas después de su desaparición. Los investigadores dicen que los resultados de la autopsia son preliminares y que hasta que no se conozcan los definitivos no podrá determinarse con certeza. Pero por la posición del cuerpo de la joven en el campo y por las prendas que aparecieron cerca de ella piensan que Bernardo Montoya la agredió sexualmente allí y no en su casa. Piensan que le dio un golpe en la cabeza en su casa durante un forcejeo y que luego metió su cuerpo envuelto en una manta en el maletero y la llevó al monte.

Se apoyan tanto en la meticulosidad con la que se deshizo de la manta con la que envolvió su cuerpo y que fue hallada lejos de la escena donde apareció la joven y lejos también de su casa, como en la presencia de una patrulla de agentes vigilando la casa de la joven, que no detectó ningún movimiento de Montoya en los días posteriores a la desaparición de Laura, lo que hace improbable una retención en su domicilio y, mucho más, un posterior traslado de su cuerpo.

Laura Luelmo

Laura Luelmo llevaba solo unos días en El Campillo, ya que trabajaba como interina en el instituto de una localidad vecina (Facebook).

Así pues, los agentes saben que Laura estuvo en la casa de Montoya porque hay restos de sangre de ambos en la vivienda del autor confeso del crimen, pero descartan que ella permaneciese allí la noche del 12 al 13 de diciembre. El viernes 14 es la primera vez que la Guardia Civil interroga a Bernardo Montoya, que vivía enfrente de Laura, y él niega que la conozca ni que la haya visto. Ese mismo día, un coche patrulla se queda permanentemente en la casa de Laura para evitar que nadie pueda acceder y, de paso, para vigilar los movimientos de Bernardo, porque, al identificarle ese día ya conocen sus antecedentes. "Pensamos que podía ser un sospechoso", han subrayado.

RELACIONADO: El padre de Bernardo Montoya pide perdón a la familia de Laura Luelmo

Las labores de búsqueda se centran primero en un radio de 5 kilómetros alrededor de El Campillo y luego se van ampliando cada vez más, sin resultado. La zona donde fue hallada la joven ya había sido batida, pero se trata de un área de jaras altas que hacen posible que alguien pasase cerca sin verla. "Había que acercarse a metro y medio para detectar que estaba allí", ha recalcado Ezequiel Romero, el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva, que ha destacado el buen trabajo de todos los que participaron en las batidas, tanto los profesionales como los voluntarios. Además, ha señalado que la geolocalización del móvil de Laura no fue precisa al tratarse de una zona que no es llana, lo que complicó las labores de búsqueda.

No obstante, en ese momento, han subrayado, no existe más carga probatoria contra él que "sus antecedentes y cierta actitud esquiva" por lo que no se puede ordenar un registro de su vivienda, a la que él, en los días posteriores, no vuelve en ningún momento. Solo en una ocasión se acerca hasta la esquina de la calle, se asoma dos veces y al ver a los agentes, da media vuelta y se marcha. Según han dicho, habría sido posible hacer un registro voluntario, pero tenían que "valorar bien" lo que hacían. "Y si tuviera a Laura en otro sitio, ¿el que pusiéramos el foco en él podría haberla puesto en peligro?", se ha preguntado el teniente coronel de la Unidad Central Operativa (UCO) Jesús García.

Guardia Civil

Los dos mandos que han ofrecido los detalles en una rueda de prensa (Europa Press).

No obstante, conforme van pasando los días se va cerrando el cerco en torno a Montoya. Se sabe que acudió al centro de salud de la vecina localidad de Cortegana quejándose por un dolor en el pecho porque se había dado un golpe en las costillas. Los agentes creen que pudo lesionarse en el forcejeo con Laura. El seguimiento empezó a ampliarse y se colocó una baliza en su coche. También se intervinieron sus llamadas telefónicas. Por último, se puso a una patrulla a seguir sus pasos en todo momento. Estos agentes fueron los que detectaron cómo, al parecer, intentaba fugarse campo a través y procedieron a su detención el martes 18 de diciembre.

Más tarde, en el interrogatorio, les cuenta a los agentes que sí conocía a Laura, que ella "le gustaba", que le dio las indicaciones del supermercado y que a su vuelta la golpeó con la puerta del coche y que la llevó al monte porque se asustó al verla inconsciente. Han calificado esta versión como "una película" repleta "de mentiras" y han insistido en que trabajan con la hipótesis de que hiciera a Laura entrar en su casa, forcejease con ella, la matase golpeando su cabeza con el suelo y luego se deshiciese de su cuerpo en el monte.