La familia de Laura Luelmo rompe su silencio para pedir respeto y justicia

Han emitido un comunicado en el que solicitan que no se difundan bulos y que se denuncien las cuentas de redes sociales que incitan al odio aprovechando su tragedia

por Tu otro diario /


La familia de Laura Luelmo, la joven asesinada en El Campillo (Huelva) por Bernardo Montoya, ha optado por una absoluta discreción desde que ella desapareció, el pasado 12 de diciembre, y así se ha mantenido tras el trágico desenlace que tuvo lugar cuando encontraron su cuerpo sin vida el lunes 17. Sin embargo, han roto ese silencio para pedir respeto y justicia y para denunciar las cuentas de redes sociales que aprovechan la dolorosa situación para incitar al odio.

Laura Luelmo

Laura Luelmo, en una imagen de su perfil de Facebook.

Aunque la mayoría de las personas están siguiendo las noticias sobre el trágico suceso conmocionados y desde el respeto, hay otras que usan el anonimato que brindan las redes para lanzar mensajes que hacen que el duro trance por el que está atravesando la familia sea aún más complicado. De hecho, hace dos días la hermana de Laura, Violeta, posteó en Facebook una nota en la que pedía a sus familiares y amigos que no hablasen con los medios de comunicación y que se respetase la intimidad del duelo familiar.

RELACIONADO: Toda la información sobre este crimen que ha conmocionado a la sociedad española

Ahora los padres han querido lanzar este mensaje:

"Estimados amigos:

Desde la familia Luelmo os pedimos el máximo respeto a la memoria, dignidad y honor de Laura. Por eso no vamos a aportar ninguna información que no sea estrictamente oficial y os pedimos que evitéis propagar rumores o bulos no contrastados con fuentes oficiales de la Guardia Civil y/o Policía Nacional.

Asímismo os pedimos colaboración en las redes sociales antes las numerosas cuentas y mensajes que atentan contra la dignidad de Laura y que incitan al odio y a la violencia aprovechando su asesinato. Por ello os rogamos que no contestéis a dichos mensajes ni interactuéis con los perfiles. Denunciad a las redes pertinentes siguiendo los protocolos establecidos y por favor enviad la información a la Policía Nacional y Guardia Civil.

Laura no se merece que perdamos el tiempo con quién no lo merece sino que luchemos porque se haga justicia. Gracias a todos por vuestra colaboración".

Laura Luelmo desapareció el pasado 12 de diciembre en El Campillo (Huelva), donde residía desde el día 4 porque había conseguido un puesto de interina en el instituto de la vecina localidad de Nerva. Según los resultados de la autopsia, murió por un golpe en la cabeza entre dos y tres días después de su desaparición y sufrió una agresión sexual. Ayer miércoles, el único detenido por su relación con los hechos, Bernardo Montoya, acabó confesando que él la mató. Era vecino de Laura y había salido de la cárcel hace algo más de dos meses tras haber cumplido una pena por robo con violencia. En 1997, fue condenado a 17 años de cárcel por matar a una anciana de 82 años en Cortegana (Huelva).