El padre de Bernardo Montoya pide perdón a la familia de Laura Luelmo

Considera que, si se prueba que su hijo es culpable, debe pagar por el crimen

por Europa Press /


Manuel Montoya, el padre de Bernardo Montoya, intervino este martes en un programa de televisión en el que se mostró muy afectado y apesadumbrado por la presunta relación de su hijo con el crimen de Laura Luelmo en El Campillo (Huelva). Por eso quiso trasladar su pésame a la familia de la joven, a la que ha pedido perdón: "Si mi hijo lo ha hecho que lo pague", ha asegurado en declaraciones a 'Andalucía Directo', de Canal Sur, recogidas por Europa Press.

Calle CrimenLaura Luelmo

Agentes de la Guardia Civil en la puerta del domicilio donde vive el detenido (EFE)

El padre ha apuntado que la última vez que vio a su hijo fue el miércoles, día en el que desaparece la joven, entre las 16:30 horas o 17:00 horas, y ha tenido conocimiento de todo después por los medios de comunicación. "Si lo ha hecho, que lo pague, porque eso no se puede hacer", ha reiterado este hombre, que ha recordado que la casa donde vivió de alquiler Laura Luelmo en El Campillo era de su propiedad y que hace años que la vendió.

RELACIONADO: Bernardo Montoya se derrumba y confiesa el crimen

En esta misma línea se ha manifestado una de las hermanas de Bernardo, Dolores Montoya, que ha incidido en pedir perdón a la familia de Laura Luelmo y ha insistido en que reniega de su hermano y que el resto de miembros de la familia Montoya "no tiene culpa" de lo que pudiera haber hecho.

Bernardo Montoya, que según ha adelantado el diario 'El País' esta mañana ha confesado el crimen, cuenta con un amplio historial delictivo por el que ha pasado 20 de sus 50 años en la cárcel. Fue condenado a 17 años de prisión por la muerte violenta de una anciana y a más de dos años por otros dos delitos de robo con violencia. 

REELACIONADO: Más información sobre el caso de Laura Luelmo

En Cortegana, el pueblo de la sierra de Huelva donde reside la familia Montoya, contemplaban con preocupación el regreso tanto de Bernardo como de su hermano gemelo Luciano, quien también ha pasado años preso por delitos de sangre. En 2005 hubo importantes altercados en el pueblo precisamente por la actividad criminal de los Montoya, especialmente de estos dos hermanos, a quienes parte de los habitantes querían expulsar.