Ya se conocen los resultados de la autopsia de Laura Luelmo

Este lunes se ha detenido, durante la investigación del crimen, a un hombre que vivía en la misma calle que la joven

por Tu otro diario /


Un día después de que se hallara el cuerpo de la joven profesora y artista Laura Luelmo a varios kilómetros de su casa en El Campillo, el resultado de la autopsia ha confirmado que un golpe en la cabeza con un objeto contundente fue la causa de su muerte y que pudo haber sido víctima de un abuso sexual. Además, la joven falleció uno o dos días después de que desapareciera, según fuentes de la investigación. Un voluntario de la Cruz Roja que encontró varias prendas dio la voz de alarma y el cadáver fue hallado a unos metros de distancia en un paraje de difícil acceso, concretamente en una zona de jaras altas que ya había sido batida.

Laura Luelmo

Laura Luelmo despareció el pasado 12 de diciembre y su cuerpo fue hallado este lunes (Violeta Luelmo Hernández/Facebook)

La autopsia, realizada en el Instituto de Medicina Legal (IML), ha determinado que un golpe en la cabeza dio lugar a un traumatismo craneoencefálico que le causó la muerte. El análisis además, señala que Laura Luelmo pudo ser víctima de una agresión sexual, aunque no hay una confirmación por parte de la autoridades. El cuerpo de la joven presenta también heridas de autodefensa, por lo que es posible que hubiera intentado plantar cara a su agresor.

RELACIONADO: El detenido en la investigación por el crimen de Laura Luelmo trató de huir al sentirse vigilado

Las citadas fuentes han precisado que los investigadores aún no han determinado, en base al análisis forense, si Laura Luelmo falleció malherida en el paraje cercano a El Campillo donde fue encontrado su cuerpo este pasado lunes, cinco días después de que saliera a practicar deporte tras enviar un mensaje a su novio en torno a las 16.00 horas. Ese miércoles, día 12 de diciembre, una antena recogió a las 20.00 horas la última señal del teléfono móvil de la joven, que sigue siendo buscado.

Este mismo martes se ha llevado a cabo la detención de un hombre por su relación con el crimen de Laura Luelmo. Se trata de Bernardo Montoya, que habría tratado de huir al percatarse de que estaba siendo vigilado. El principal sospechoso paró el coche y salió corriendo campo a través cuando se encontraba en la periferia de El Campillo. Residía en la misma calle que la joven, justo enfrente, concretamente en una antigua vivienda que tiempo atrás fue propiedad del clan familiar de los Montoya. 

RELACIONADO: El lugar en el que la hallaron, su móvil desaparecido... Las incógnitas que rodean el crimen de Laura Luelmo

El detenido, que ha sido trasladado a dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil en el municipio de Valverde del Camino, tiene 50 años (nació en 1968) y su familia es originaria de Badajoz. Bernardo llevaba apenas dos meses en libertad tras cumplir dos condenas, según consta en los registros penitenciarios. La primera fue de 17 años y 9 meses por matar en 1995 a una anciana de 82 años en Cortegana, a la que abordó en su casa asestándole varias puñaladas. Meses después de cumplir esta condena, ingresó de nuevo en prisión dos años y diez meses por dos robos con violencia. Salió en libertad el pasado mes de octubre.

Bernardo Montoya

Agentes de la Guardia Civil en la puerta del domicilio donde vive el detenido (EFE)

La detención de Bernardo Montoya se ha precipitado por un movimiento sospechoso una vez iniciados los registros, aunque las fuentes no han precisado de qué se trataba. Lo que sí se sabe con total seguridad es que Luciano Moya, señalado por algunos medios como principal sospechoso por sus antecedentes de violencia contra la mujer, no estaba en la zona en el momento de la desaparición de Laura. La cárcel no le concedió el permiso penitenciario que ahora está disfrutando hasta este mismo lunes. por su parte, Bernardo sí se encontraba en libertad cuando desapareció la joven zamorana.

RELACIONADO: Más información sobre el crimen de Laura Luelmo

Las autoridades continúan investigando. Además, buscan su teléfono móvil que según la geolocalización, el último punto donde habría estado Laura Luelmo se encuentra a 9 kilómetros al noroeste de El Campillo. Lo llamativo es que su cuerpo fue hallado en dirección contraria, a unos cuatro kilómetros al noroeste de la localidad. Tanto esta circunstancia como el hecho de que el área donde apareció ya había sido revisada sugieren la posibilidad de que el cadáver pudo haber sido trasladado desde otro lugar, aunque este extremo deberá confirmarlo la investigación.