El pacto de una madre con un extraño para salvar a su hijo recién nacido de los incendios en California

Rachelle Sanders y su bebé Lincoln, vivieron una auténtica pesadilla. Por suerte los dos se encuentran en perfecto estado

por Tu otro diario /


Los devastadores incendios de California, que han dejado más de 80 muertos, dejan tras de sí historias desgarradoras. Historias también de generosidad y esperanza, como la Rachelle Sanders, quien hizo un pacto con un extraño para que salvara a su bebé recién nacido durante la evacuación. Aunque eso signifcase dejarla a ella atrás... Esta mujer de 35 años y que había vivido un embarazo de riesgo dio a luz pocas horas antes de que el fuego arrasara la ciudad de Paradise y se encontraba ingresada en el hospital de la localidad, el Feather River Hospital. A pesar de las dificultades durante la gestación, el pequeño Lincoln había nacido perfectamente sano y, ajena lo que estaba sucediendo fuera, Sanders pensó que tras el parto sus preocupaciones se habían terminado. Poco podía sospechar que aún les quedaba atravesar uno de los episodios más duros y terroríficos de su vida. 

Rachelle y su hijo Linconln

Rachelle Sanders junto con Lincoln, su bebé recién nacido (Captura de pantalla de CNN).

Poco después de las 7.30 de la mañana de aquel fatídico 8 de noviembre, según cuenta el 'San Francisco Chronicle', una enfermera entró corriendo en su cuarto para advertirle de que las llamas habían alcanzado el centro hospitalario. Todo el mundo debía marcharse corriendo. Pusieron a Rachelle, que aún no podía andar, en una silla de ruedas, y a su bebé recién nacido sobre su regazo. Y madre e hijo se incorporaron a la larga fila de pacientes que ya llenaban el pasillo de emergencias. Fuera veían brillar el naranja de las llamas entre los pinos. 

RELACIONADO: El escalofriante relato de una estudiante española que escapó de las llamas en California: 'Pensaba que iba a morir'

Como no había tiempo de organizar la evacuación se repartió a los pacientes entre los coches que estaban en el aparcamiento. A ella la subieron con un desconocido, en el vehículo de un empleado del hospital, con la vía colgando del espejo retrovisor y sin cinturón, puesto que se lo desaconsejaron debido a la herida de la cesárea que le acababan de practicar. Al bebé le puso una mascarilla. 

Coche derretido Getty Images

RELACIONADO: La hermosa historia de Jake, que halló la alianza perdida de su esposa entre las cenizas de su casa en California

La escapatoria se convirtió en una auténtica pesadilla porque la única carretera de la localidad estaba totalmente bloqueada debido a todos los coches que huían de las llamas que les cercaban a uno y otro lado. Tanto, que las luces traseras del vehículo en el que viajaban comenzaron a fundirse. Muchos abandonaban sus coches y buscaban refugio a pie. Ante la gravedad de la situación, y temiendo por la vida de bebé recién nacido, decidió proponerle un pacto a su acompañante desconocido: "Si llega el momento y tienes que escapar, coge al bebé", recuerda que le pidió, "déjame atrás". 

Evacuación Getty Images

Los pacientes del hospital de Paradise tuvieron que ser evacuados a toda prisa y transportados en vehículos particulares (Getty Images).

"Pensé que no saldría de allí. Fue muy, muy terrorífico", relató a CNN. Pasaron incluso por delante de su casa, que había sido reducida a cenizas. Afortundamente, su marido y sus otros dos hijos ya habían podido escapar y ponerse a salvo. Lo mismo que les sucedió a Rachelle y a su bebé. Tras haber dado varias vueltas avisaron al conductor de que era seguro regresar al hospital de Paradise porque finalmente había escapado de las llamas y así lo hicieron. Posteriormente fueron trasladados al Enloe Medical Center en Chico (California). Hoy, plenamente recuperada, ya puede abrazar a toda su familia. Incluido el pequeño Lincoln, cuyas primeras horas en el mundo estuvieron marcadas por una experiencia extrema que, afortunadamente, no recordará.