El dramático caso de un hombre con alzhéimer al que su hija embarcó en un avión para no hacerse cargo de él

Jill Ellingsen tiene 80 años y llevó a su padre al aeropuerto para que cogiera un avión con destino Denver, donde vive su exmujer, que tampoco quiso acogerle

por Tu otro diario /


Cuidar a una persona mayor con alzhéimer puede ser una tarea difícil, especialmente si la enfermedad hace que su comportamiento se vuelva hostil o agresivo, lo que obliga a a muchas familias a internar a sus seres queridos en un centro donde puedan atenderlos las 24 horas. Pero el caso de Jill Elligsen es mucho más dramático, porque su hija decidió, en lugar de eso, embarcarlo en un avión para intentar que la segunda mujer de su padre (de la que está divorciado) se hiciera cargo de él, algo que no ocurrió, por lo que la policía halló a este hombre, de 80 años, vagando por el aeropuerto de Denver solo y totalmente desorientado.

Padre con alzhéimer abandonado

Jill Ellingsen fue abandonado por su hija en un aeropuerto en Florida (Captura de un vídeo de '9 News').

La Policía interrogó a Jill, que no sabía cómo se llamaba, dónde se encontraba o el motivo por el que había acabado en el aeropuerto de Denver con la única compañía de su pequeño perrito Corky. Tras identificarle e investigar qué había ocurrido, se descubrió que su hija, Pamela Roth, había decidido enviarlo en un vuelo de United Airlines desde Fort Myers (Florida) hasta Denver (Colorado), donde vive la exmujer de su padre, Jackie Ellingsen.

RELACIONADO: Más noticias sobre esta terrible enfermedad en 'Tu Otro Diario'

Al llamar a Jackie, ella se negó a darles su dirección a los policías, a los que avisó de que si se presentaban en su casa no les abriría la puerta. Les contó que se había separado de él porque fue agresivo con ella durante su matrimonio y que no quería saber nada.

Pamela, la hija de Jill, por su parte, contó que estaba agotada y que no podía cuidar más de su padre sin ayuda. Por eso pensó en enviar a su padre con su exmujer, para que fuera ella la que se encargase de él. Finalmente, ante esta situación, Jill fue trasladado al Hospital de la Universidad de Colorado, donde hay una unidad especializada en el tratamiento de este tipo de enfermedades.