Prisión permanente para el acusado de acabar con la vida de su hijo de 11 años en un bosque de A Coruña

Según la sentencia, el hombre cometió el crimen 'con la intención de causarle el mayor sufrimiento psíquico posible a su exmujer'

por Tu otro diario /


Al pequeño de 11 años le tocaba pasar el fin de semana con su padre, y éste le arrebató la vida en un bosque de Oza-Cesuras, en A Coruña. La Sección Primera de la Audiencia Provincial de A Coruña, de acuerdo con el veredicto de culpabilidad emitido por el Tribunal del Jurado, ha condenado a prisión permanente revisable a Javier Mirás, que en mayo de 2017 asesinó a su hijo golpeándolo en la cabeza con una pala en una zona boscosa y de difícil acceso situada en el municipio gallego. 

Oza Cesuras

El padre del menor asesinado (EFE/Archivo)

El jurado le considera culpable de un delito de asesinato con alevosía, agravado porque la víctima era menor de 16 años. Y se le atribuye otro de lesiones psíquicas a su exmujer. De igual forma, se le prohibe aproximarse a menos de 1.500 metros de ella y de comunicarse por cualquier medio durante cinco años más que la duración efectiva de la pena de prisión permanente revisable. También le obliga indeminar a la mujer con 180.000 euros.

RELACIONADO: El jurado declara por unanimidad culpable de asesinato al parricida de Oza-Cesuras (La Coruña)

La Audiencia destaca que el Tribunal del Jurado se manifestó contrario por unanimidad a la concesión del indulto o el beneficio de suspensión de la pena, una decisión con la que la magistrada presidenta de la Sección Primera "coincide plenamente", pues señala que no existe "circunstancia alguna que aconseje la aplicación de esa gracia y/o beneficio a unos hechos caracterizados por su gravedad, revelando en el acusado peligrosidad y carencia de los más elementales valores y escrúpulos".

RELACIONADO: El acusado negó que lo hiciera 'conscientemente'

La sentencia considera que queda acreditado que Mirás no aceptó la decisión de su exesposa de separarse de él en 2009 y que cometió el crimen "con la intención de causarle el mayor sufrimiento psíquico posible a su exmujer". La Audiencia subraya que, en contra de los argumentos esgrimidos por la defensa, "ninguno de los peritos judiciales que examinaron al acusado apreciaron síntomas psicóticos" y que los hechos probados "se avienen francamente mal con esa locura en la que tanto insistieron los peritos que han declarado a propuesta de la defensa". Así, insiste en que, tal y como expuso una médico forense en el juicio, el brote psicótico "no es compatible con una acción planeada" como la que llevó a cabo el acusado. 

HECHOS

De acuerdo con el escrito remitido por la Fiscalía, Marcos Javier Mirás, condenado delito por coacciones a su ex mujer, recogió el 5 de mayo del año pasado a su hijo. Posteriormente, en la mañana del domingo, día 7, y, tras estar en una cafetería con el niño, reservó una habitación en un hostal. Más tarde, de nuevo con el menor, condujo hacia una zona "boscosa y de difícil de acceso",en Oza-Cesuras, conocida por él, según las acusaciones, ya que allí tenía la madre una casa de su propiedad.

En ese lugar, le asestó con una pala varios golpes en la cabeza, que provocaron al niño hemorragias y contusiones encefálicas que causaron su muerte inmediata. Luego abandonó el cuerpo al no lograr excavar del todo el terreno. El lunes 8 de mayo fue detenido y horas después se localizó el cuerpo, tras llevarles el procesado al lugar donde se encontraba el cadáver.