Tensión entre los padres de Nadia, que se enfrentan desde hoy al juicio por presunta estafa con su enfermedad

Fernando Blanco y Margarita Garau, que recaudaron más de un millón de euros supuestamente para los gastos médicos de la pequeña, se enfrentan a seis años de cárcel

por Tu otro diario /


Arranca este martes en la Audiencia de Lleida el juicio contra los padres de Nadia, la niña que padece una tricotiodistrofia (una enfermedad rara pero no mortal) que, según la acusación, sus progenitores utilizaron para estafar más de un millón de euros. El padre, Fernando Blanco, y la madre, Margarita Garau, que tendrán que declarar esta mañana, se presentarán con dos abogados distintos y estrategias muy diferentes. Según adelanta 'El Periódico', el letrado de la madre, Alberto Martín, habría llegado a un pacto con la Fiscalía para reducir la petición de pena, un pacto que el padre, que se encuentra en prisión preventiva desde diciembre de 2016, habría rechazado. 

nadia-facebook

Fernando Blanco, con su hija (Asociación Nadia Nerea para la Tricotiodistrofia y Enfermedades Raras/Facebook).

La distancia entre ambos se ha podido apreciar desde primera hora de la mañana. Ambos se han sentado uno junto al otro pero apenas han intercambiado miradas ni palabras.  Fernado Blanco se ha presentado con un aspecto muy formal, con traje y corbata, y tomando notas todo el tiempo. Margarita Garau, por su parte, se ha mostrado atenta al arranque del juicio y con el semblante preocupado.

La Fiscalía pide seis años de cárcel para los padres de Nadia y los acusa de haber recaudado 1.111.317 euros de los que únicamente pueden justificar haber destinado a gastos médicos 2.707. En sus campañas en redes sociales y en la televisión, que comenzaron cuando la niña tenía cinco años, en 2009, Blanco y Garau aseguraban que su hija se encontraba en peligro de muerte debido a su rara enfermedad, y que tenía que ser operada en Estados Unidos. Instituciones, celebridades y miles de perosnas anónimas hicieron aportaciones solidarias que, según la investigación, los padres destinaban luego a una vida de lujo. Se ha podido identificar a más de 5.500 donantes que efectuaron sus aportaciones por transferencia. 

RELACIONADO: La madre de Nadia: 'Nunca he utilizado a mi hija'

Cuando fueron detenidos a finales de 2016, en sus cuentas tan solo quedadan 300.000 euros. Eso sí, se localizó una colección de relojes valorada en 60.000 euros, teléfonos móviles, ordenadores, equipos e instrumentos informáticos, que se encontraban apilados junto con objetos de diversa índole que evidenciaban "un consumo de artículos de lujo innecesarios y en clara contradicción con la situación de necesidad económica en la que los acusados decían estar".

RELACIONADO: Les acusan de gastar lo recaudado en bienes de lujo

Margarita Garau y Fernando Blanco comenzaron compartiendo abogado, pero Alberto Martín renunció a la defensa del padre. "No se trata de que las defensas sean incompatibles, sino de centrarnos en la defensa de la madre porque él manejaba las cuentas, ella no", explicó a Europa Press. La celebración del juicio estaba inicialmente prevista para el mes de junio, pero a Blanco se le tuvo que asignar un abogado de oficio que, para garantizar el derecho a la defensa, pidió un aplazamiento.

Precisamente esta mañana, poco antes de que comenzara el juicio, su nuevo abogado ha divulgado un comunicado en el que asegura que su defendido quiso devolver eld inero recaudado en 2016.  Según el comunicado, "el dinero recaudado en la campaña de noviembre/diciembre de 2016 se encuentra bloqueado judicialmente, ya que las cuentas bancarias fueron intervenidas en diciembre de 2016. "A pesar de ello y de haberlo solicitado el señor Blanco Botana, no se ha procedido a retornar ni un céntimo de euro a los presuntos perjudicados, siendo la Administración de Justicia quien debe dar la orden de retorno de dichos importes", añade.

RELACIONADO: La familia de la pequeña, devastada

El abogado del padre asegura que ha aceptado defenderle porque, tras el estudio de los antecedentes, tiene "absolutamente claro que no concurren indicios de un delito de estafa, ni mucho menos delito de estafa continuado, y todavía menos de un delito de estafa en la modalidad hiperagravada", y constata que en septiembre recurrió alegando que la Audiencia no puede ser competente y solicitó la libertad provisional de su defendido.

Maragarita Garau, quien quedó en libertad con cargos y a quien le fue retirada la patria potestad, siempre ha mantenido que ella nunca ha tocado el dinero. Desde que saltó el escándalo la pequeña, que hasta entonces vivía con sus padres en Figols (Lleida), Nadia vive con una tía materna en Binissalem (Islas Baleares). Su madre puede vistarla durante unas horas los fines de semana