El Museo del Prado, el templo de la pintura, se abre a la fotografía

Doce fotógrafos contemporáneos de diferentes generaciones expondrán sus creaciones en esta pinacoteca

por EFE /


El Museo del Prado, el templo de la pintura, se abre a la fotografía en la primera exposición de la celebración de su bicentenario con la muestra "Doce fotógrafos en el Museo del Prado", de artistas contemporáneos que dialogan con el arte del pasado, con diversas colecciones de la institución. "Sin el Prado sería difícil de entender la evolución del arte occidental hasta nuestros días, porque siempre ha sido fuente de inspiración para los pintores de todos los tiempos", ha explicado el director de la pinacoteca, Miguel Famolir, durante la presentación de la muestra, que se inaugura mañana,

Museo del Prado

Exposición 'Doce fotógrafos en el Museo del Prado' (EFE)

"El Prado tiene que trabajar con artistas contemporáneos porque son los interlocutores de la sociedad con el museo", ha precisado Falomir, quien ha agradecido la labor la labor de la Fundación Amigos del Museo del Prado, que ha participado en la muestra, junto con Japan Tobacco International. "Doce fotógrafos en el Museo del Prado" ha sido comisariada por Francisco Calvo Serraller.

RELACIONADO: El Museo del Prado llega a Bogotá con réplicas de sus obras más icónicas

Así, estos doce fotógrafos contemporáneos de diferentes generaciones, José Manuel Ballesteros, Bleda y Rosa, Javier Campano, Juan Fontcuberta, Alberto García-Alix, Pierre Gonnord, Chema Madoz, Cristina de Middel, Isabel Muñoz, Aitor Ortiz, Pilar Pequeño y Javier Vallhonrat, son los artistas que durante días y semanas han recorrido las salas del Prado buscando inspiración para este diálogo o reinterpretación de cuadros, autores, salas y espacios del museo.

En total son 24 fotografías, dos por cada artista, que están situadas en la galería baja norte del edificio Villanueva del Museo del Prado. Todos los fotógrafos han visitado el museo durante horas para realizar su proyecto; a veces solos e incluso de noche, otras con gente y siempre buscando lo que las obras o el propio espacio de la pinacoteca les provocaba.