Descifran el ADN del venenoso sapo de caña que ha invadido Australia

La población de estos sapos ocupan en Australia un territorio de 1,2 millones de kilómetros cuadrados

por EFE /


Un grupo de científicos descifró el ADN del venenoso sapo de caña (Rhinella marina), introducido en Australia en 1935 y que desde entonces amenaza a varias especies nativas, informaron este jueves fuentes académicas. Este genoma, el primero en el mundo, contribuirá al entendimiento de cómo se reproduce este batracio, así como del funcionamiento de sus toxinas y el diseño de nuevas vías para su control, según un comunicado de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW, siglas en inglés).

Sapo

El venenoso sapo de caña (EFE)

"A pesar de su estatus emblemático, había muchos vacíos en el entendimiento de la genética del sapo de caña y hasta ahora nadie había ensamblado su genoma", dijo Peter White, de la UNSW, quien lideró este estudio en el que participaron científicos australianos, portugueses y brasileños. Los investigadores lograron descifrar más del 90 por ciento de los genes del también conocido como sapo marino con una tecnología que les permitió realizar secuencias de piezas largas de ADN, en un proceso largo y complicado. 

RELACIONADO: Investigan el misterio de la recuperación de la población de ranas en Australia

Los "Rhinella marina" son animales que se adaptan fácilmente a los nuevos ambientes y tienen un poder destructivo en la fauna nativa de las zonas invadidas. Esta especie fue introducida en Australia en 1935 para combatir una plaga de escarabajos en las plantaciones de azúcar del estado nororiental de Queensland, un plan que fracasó ya que el sapo no se comió esos insectos y al no tener depredadores se multiplicó sin control por casi todo el país.

La población de estos sapos ocupan en Australia un territorio de 1,2 millones de kilómetros cuadrados y su veneno causa la muerte de especies nativas como los quolls del norte (marsupial carnívoro), los cocodrilos de estuario, lagartijas y serpientes. La plaga del sapo americano, que puede medir 15 centímetros de largo y tiene la piel rugosa y con protuberancias, también ha causado estragos en 138 lugares del mundo como en Hawai (EE.UU.), Filipinas, Papúa Nueva Guinea y otras islas del Pacífico.