La emotiva carta de Pablo Iglesias e Irene Montero el día en que sus mellizos prematuros cumplen dos meses

Han compartido en sus perfiles en redes sociales un largo texto de agradecimiento en el que mencionan el apoyo recibido por los Reyes en su momento vital más difícil

por Tu otro diario /


Hace dos meses que a Irene Montero, la portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, se le adelantó el parto de sus mellizos Leo y Manuel, que esperaba junto a su pareja, el líder de Podemos, Pablo Iglesias. Con solo seis meses de gestación, los pequeños decidieron darles a sus padres el primer susto de sus vidas, aunque, a juzgar por las palabras que han compartido Pablo e Irene en sus redes sociales, parece que los pequeños se van recuperando poco a poco. En ellas, agradecen los cuidados profesionales y también, todo el apoyo que han recibido de amigos, de rivales políticos, y hasta de los Reyes: "Recordaremos que un rey y una reina llamaron para preguntar por nuestros hijos". 

Montero e Iglesias

Irene Montero y Pablo Iglesias (GTresonline).

La carta se titula "A quienes nos habéis acompañado" y en ella hace un repaso de los dos meses probablemente más complicados de su vida. "Desde aquel 3 de julio en el que llegaron por sorpresa, nos repetimos una y otra vez la misma palabra: vamos. Se trataba primero de salir adelante y después de ir superando etapas de recuperación. Cada día les mirábamos y les repetíamos lo mismo: vamos hijos, vamos", cuentan Pablo e Irene.

RELACIONADO: Estas fueron sus primeras palabras tras el nacimiento de sus hijos

"Dicen que la amnesia infantil hace que olvidemos todo lo que vivimos en nuestros primeros años. Nos alegra que Leo y Manuel nunca recuerden los tubos o los electrodos que les acompañaron en la unidad de cuidados intensivos, que olviden los sonidos de los monitores que medían su ritmo cardiaco y su respiración. Nos gusta pensar que un día mirarán con extrañeza las fotos que les hicimos cuando eran tan pequeños. Pero hay cosas que les contaremos y de las que no queremos olvidarnos nunca", explican los papás de Leo y Manuel.

"Antes de que pudieran alimentarse solo de la leche de Irene, fue la leche de otras madres la que les ayudó a vivir. En cuanto fue suficiente, la de Irene fue también leche donada para otros niños. La sanidad pública hizo a nuestros hijos hermanos de leche de muchos niños y niñas como ellos", recuerdan. Después, hacen un largo elogio de la sanidad pública española, de los profesionales del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, con nombres y apellidos, y agradecen su entrega y su vocación de servicio.

RELACIONADO: Pablo Iglesias se reincorpora hoy a la vida pública

"Su vida y su salud no solo son el resultado de los avances médicos y científicos, sino también de una sociedad que todavía asegura los mejores cuidados para cualquier persona independientemente de su posición social. Muy pocos niños recibirían lo que necesitan y merecen si la salud estuviera sometida a las leyes de la oferta y la demanda. Explicaremos a nuestros hijos por qué vamos a ser siempre leales a lo que les permitió vivir: lo común", apuntan.

"Dicen de los prematuros que son guerreros, pero las trincheras que nunca recordarán dejaron marcados para siempre a sus madres y padres, que siempre seremos compañeros. Hemos estado con nuestros pequeños cada día, pero con nosotros estuvieron nuestras familias y nuestros amigos y compañeros que no han dejado de cuidarnos en ningún momento. Sin los abrazos de nuestra tribu todo habría sido mucho más difícil".

Más adelante, continúa agradeciendo a los simpatizantes y militantes de su formación el cariño que les dan dado. Y, a continuación, agradece muy especialmente a sus rivales políticos que hayan estado ahí en estas semanas tan complicadas: "Tampoco olvidaremos que algunas de las palabras más hermosas, algunos de los abrazos más sinceros, algunos de los consejos más provechosos, vinieron de nuestros adversarios políticos".

Iglesias y Montero

La pareja ha estado durante estos dos meses alejada del foco mediático (GTresonline).

"Somos republicanos pero recordaremos que un rey y una reina llamaron para preguntar por nuestros hijos y que todos nuestros rivales políticos preguntaron con frecuencia cómo estaban. Somos ateos pero explicaremos a nuestros hijos que nuestros amigos creyentes rezaron por ellos. Nos consta que la Virgen del Tránsito, Santa Rosa de Viterbo y Santa Maria Liberatrice fueron interpeladas (y nunca se sabe...) Hay pocos gestos de amor y amistad más hermosos. Enseñaremos a nuestros hijos que sean siempre respetuosos con el que piensa distinto porque la humanidad, la decencia y la amistad no son el patrimonio exclusivo de ninguna causa", escriben Pablo e Irene.

Y concluyen: "El nudo que tenemos en la garganta nos ha empujado a escribir para dar las gracias a quienes nos han ayudado a llegar hasta aquí. Esta nota es una forma cerrar una etapa cuidando la cicatriz que deja para no olvidarla nunca, porque esta cicatriz está llena de amor por nuestros hijos. Vamos".