La generosa iniciativa de un ciudadano anónimo al que le acaban de tocar más de 430.000 euros en la lotería

No ha querido revelar su identidad aunque su gesto es todo un ejemplo para los demás

por Tu otro diario /


Lo normal cuando compras un boleto de lotería es estar pendiente de que salga el resultado por si resultas ganador, aunque la historia de este ciudadano de Sydney nada tiene que ver con las típicas historias de ganadores de fortunas. El hombre, de unos 40 años, se enteró de que le habían tocado 686.599 dólares (unos 438.460 euros) porque le llamaron por teléfono desde la empresa australiana de lotería NSW Lotteries. Como es lógico su sorpresa fue total, tanto es así que pensó que le estaban gastando una broma. "¡No me lo puedo creer! ¡Cómo puedo tener tanta suerte, es simplemente fantástico!", exclamó nada más recibir la noticia, según 'Yahoo7 News'.

Lotería

Una persona elige sus números en un boleto (Getty Images).

Este individuo, que resultó ganador junto a otras seis personas de diferentes puntos del país, había preparado una lista con las personas con las que compartiría el premio, aunque su lado humano pudo más y decidió dar ejemplo con su solidaridad.  En Australia las sequías han ocasionado grandes pérdidas a los agricultores, así que pensó hacer una donación para que los trabajadores del campo pudieran hacer frente a esos gastos extra.

RELACIONADO: Por qué esta pareja de jubilados estuvo a punto no poder cobrar su boleto premiado con... ¡65 millones de euros!

"Íbamos a hacer un donativo al fondo para la sequía, pero ahora podemos aumentarlo y hacerlo más sustancial. Creo que, si somos bendecidos con algo como esto, deberíamos compartirlo", contaba el ganador. "Hago un llamamiento para que la donación se extienda a todo aquel que quiera participar en esta iniciativa solidaria. Creo que si he tenido tanta suerte, ha sido porque tengo una misión", sentenció, animando a otras personas a sumarse a la iniciativa.

RELACIONADO: Apostó con sus padres a que sería millonario antes de los 18 años ¡y ganó!

Después de destinar gran parte del dinero de la lotería en ayudar a los demás, el australiano también 'tapará algunos agujeros' en su hogar y dedicará el resto a asegurarse de que sus hijos tengan un futuro prometedor. "Pagaremos nuestra hipoteca y pondremos el resto en manos de los niños, en su educación". Un gesto de solidaridad que pocas ocasiones ocurre cuando el dinero te llueve del cielo de un día para otro.