Juana Rivas explica en el juicio que podría llevarla a la cárcel por qué ocultó un mes a sus hijos

La madre granadina se enfrenta a cinco años de prisión y la pérdida de la patria potestad por no haber entregado a sus hijos al padre cuando debía

por Tu otro diario /


Con el testimonio de Juana Rivas arranca el juicio del caso que mantuvo en vilo a España el pasado verano. La madre granadina ha prestado este miércoles declaración en el Juzgado de lo Penal l de Granada que la acusa de dos delitos de sustracción de menores y subsidiariamente de uno de desobediencia de orden judicial, después de que permaneciera un mes en paradero desconocido con sus dos hijos incumpliendo las resoluciones que le obligaban a entregárselos al padre, el italiano Francesco Arcuri. Los hechos enjuiciados ocurrieron entre julio y agosto de 2017 y pueden suponerle cinco años de cárcel y la pérdida de la patria potestad de sus hijos.

Juana Rivas en el juicio

Juana Rivas explica su versión de la historia sentada en el banquillo de los acusados (EFE).

Juana ha explicado ante el juez que se fue en mayo de 2016 con sus dos hijos de la isla de Carloforte (Italia), donde vivía con su ahora expareja, y no volvió porque "no quería vivir más bajo las torturas" de Francesco Arcuri y que, ya en España, no le entregó a los niños pese a conocer las resoluciones judiciales que le obligaban a ello, porque estaban "escapando del maltrato" y quería proteger su "integridad física y psicológica".

RELACIONADO: Paso a paso, cronología de la historia de Juana Rivas

"¿Cómo los iba a entregar?", ha llegado a decir a preguntas del fiscal, reconociendo que sabía que le estaban requiriendo a sus hijos pero creía "imposible" que finalmente fuera obligada a dárselos al padre para que regresaran a Italia, donde están escolarizados y residían hasta que ella decidió marcharse porque era "insoportable" continuar allí.

RELACIONADO: Todas las informaciones acerca de este mediático caso

Rivas ha relatado que llegó "aterrada" de Italia y, a preguntas de su letrado, ha descrito una situación en la que "siempre fue actuando dentro de lo que le iban diciendo" sus distintos asesores y abogados, que si bien le advirtieron de que "podría tener represalias y dificultades" no le hablaron de que podía enfrentarse a "años de cárcel y retirada de la patria potestad", ha dicho.

RELACIONADO: Así contó la madre granadina su verdad en televisión

Ha afirmado que le explicaron que no tenía que entregar a los niños mientras hubiera recursos y que luego, cuando se acudió al Tribunal Constitucional, le plantearon que no era "producente" hacerlo hasta que existiera una resolución, de modo que fue cuando le transmitieron que no había "más armas legales" cuando, tras permanecer un mes en paradero desconocido con ellos, decidió entregarlos. Así lo ha expuesto en el transcurso del juicio, en el que se enfrenta a una petición fiscal de cinco años de cárcel por presunta sustracción de menores, y donde el juez ya ha advertido de que esta "no es una causa de malos tratos".