El alegato de la enviada especial de Mediaset contra el acoso que sufren las reporteras en el Mundial

'Somos trabajadoras, no somos floreros, no estamos esperando besos que no pedimos', la periodista estalla en defensa de todas las mujeres

por Tu otro diario /


La situación que viven las numerosas reporteras que cubren el Mundial de Rusia de 2018 es cada vez más insostenible. Desde que arrancó la mayor competición de fútbol, miles de espectadores han sido testigos a través de sus pantallas del acoso que viven las periodistas que se encuentran haciendo su trabajo a pie de calle. María Gómez, del equipo de Mediaset que cubre el evento deportivo, ha aprovechado una conexión en directo en 'Be Mad', para denunciar la vergonzosas situaciones que están sufriendo tanto ella como sus compañeras.

María Gómez

María Gómez (Gtresonline)

Colombianas, alemanas, brasileñas o, incluso, españolas. Cada vez nos llegan más noticias de reporteras que tienen que aguantar cómo los hombres se lanzan a besarlas o hacerles comentarios mientras ellas simplemente hacen su trabajo. Por eso ha querido dejar claro ante las cámaras que "la indignación ya empieza a ser cada día más potente". 

La periodista llega incluso a confesar el porqué de su cambio de escenario para transmitir la información. “Al principio hacíamos la conexión desde la calle. Dejamos de hacerla porque un listo se nos tiró un día a hacer lo que le ha pasado a una compañera colombiana, a una compañera alemana y, la última, una compañera brasileña", aunque en el caso de la última, sí que se atrevió a plantarle cara al indivudio que le dio un beso sin su permiso. "No es educado y no está bien. No vuelvas a hacer eso. No vuelvas a hacer eso con una mujer", le advertía la reportera sudamericana. 

RELACIONADO: El sueño cumplido de Gabriel: de recoger basura en Panamá a arbitrar en el Mundial

María cómez continua pidiendo respeto tanto para ella como para el resto de mujeres. "No sé si hace falta aclararlo, pero ¡basta ya de este tipo de actitudes! ¡Basta ya de este tipo de hombres! Somos trabajadoras, no somos floreros, no estamos esperando besos que no pedimos, no somos muñequitas que estamos en la calle", y continúa: "Somos profesionales y pedimos simplemente respeto". 

Ni la euforia, la alegría o el alcohol son motivo para acosar a las mujeres, y ninguna victoria de cualquier equipo de fútbol debe servir para recurrir a este tipo de actitudes que, tal y como finaliza la peridista en su intervención, "parecen del pleistoceno"