1. home
  2. /Noticias

Resuelto 30 años después el misterioso crimen de una niña que conmocionó a Francia

El caso fue reabierto en 2017 y ahora, gracias a una prueba de ADN y tras conseguir identificar a la pequeña, sus padres han sido detenidos como principales sospechosos

3 Minutos de lectura
suevresAFP-GETTY

La pequeña fue encontrada sin vida junto a la autopista A10 (Getty Images).

© GettyImages

El 11 de agosto de 1987 apareció el cuerpo sin vida de una niña junta a la autopista de la A10, cerca de la localidad de Suèvres, en el centro de Francia. La pequeña estaba envuelta en una manta y su cuerpo presentaba numerosas marcas de golpes, quemaduras de plancha y cicatrices de mordeduras. Se llevó a cabo una intensa búsqueda difundiendo su fotografía por toda Francia y Europa en más de 65.000 escuelas y guarderías con el fin de que alguien la reconociese. Pero ante la imposibilidad de identificarla, puesto que no se encontraba registrada en el censo y tampoco nadie la había reclamado, pasó a ser conocida como 'la pequeña mártir de la A10'.

El caso se cerró en 1997 y quedó sin resolver. El suceso conmocionó a la sociedad francesa y en especial a los vecinos de la localidad, quienes durante años depositaron flores en la tumba anónima de la pequeña. Pero en 2007, meses antes de que el caso prescribiera, el fiscal de Blois, Frèdreric Chevallier, lo reabrió y se hicieron dos pruebas de cotejo del ADN recogido en su momento en la manta en la que estaba envuelta. En una primera comprobación no dio resultado, sin embargo, una segunda prueba en 2017 conseguió identificarla: se llamaba Inass Touloub, tenía 4 años y era la tercera de siete hermanos. Había pasado sus primeros dieciocho meses de vida en Casablanca (Marruecos) con su abuela, hasta que sus padres se la llevaron a vivir a Francia, donde se instalaron en 1982.

EL ADN, LA PISTA CLAVE

Las autoridades descubrieron que el ADN de un hombre detenido en el 2016 tenía elementos coincidentes con el de la pequeña. Y es que se trataba de su hermano. A partir de esta prueba pudieron llegar hasta sus padres, que vivían al norte de Francia. La pareja, que ahora está divorciada, fue detenida este martes y ha pasado a disposición judicial donde ambos han declarado. El padre, de ahora 66 años, confesaba que 'vivía un infierno con su esposa, que era violenta con sus tres hijas, que tenían miedo de su mujer y que vivía bajo su control'. Según su versión, encontró el cuerpo sin vida de su pequeña al volver al domicilio familiar y, de madrugada, abandonaron el cuerpo de la niña en un agujero junto a la autopista de la A 10.

Su testimonio contradice al de su exesposa, quien nada más ser detenida, aseguraba que su hija 'seguía viva' y que estaba en Marruecos con sus familiares, una historia que hizo creer a todos aquellos que preguntaban por la pequeña durante tres décadas. Pero en los últimos días esta versión ha cambiado, ante el juez reconoció finalmente que su hija había fallecido y admitía que 'podría haber sido violenta con Inass'. Sin confesar en ningún momento haber sido la autora. Tanto el hombre como la mujer se enfrentan a cargos de asesinato de un menor de quince años, ocultamiento de cadáver y violencia.

"Hay que señalar los esfuerzos de los gendarmes, que nunca han abandonado. Como alcalde, los recibí a menudo y siempre sentí su voluntad de llegar hasta el fondo del asunto", declaró el exalcalde de la localidad Raphaël Pilleboue al diario 'La République du Centre'. Y es que gracias a esa intensa búsqueda de las autoridades y a que nunca se rindieron ni perdieron la esperanza, la tumba de la pequeña por fin tendrá un nombre, el de Inass y nunca pasará al olvido.

OTROS CASOS RESUELTOS

El caso de Inass no es el único. Durante los últimos años, con la ayuda de los avances tecnológicos y las pruebas de ADN se han conseguido esclarecer numerosos crímenes. En nuestro país, uno de los más impactantes fue el de Eva Blanco, la joven de 16 años que fue asesinada el 20 de abril de 1997. La autopsia reveló que fue brutalmente apuñalada, y también se obtuvo pruebas de ADN de un varón que fueron determinantes para resolver el caso 18 años después. Otro de los sucesos que conmovió a la sociedad estadounidense, fue la muerte de Suzanne Bombardier, una niña de 14 años, que apareció flotando en un río en 1980. Su caso fue reabierto en 2015 gracias a dos agentes retirados que nunca se rindieron hasta encontrar al asesino.

Sin embargo, también hay otros casos en los que las pruebas de ADN han exculpado a condenados. Uno de los más recientes fue el del holandés Romano Van der Dussen, condenado a 15 años por tres violaciones en Torremolinos. Pero en 2016 el Tribunal Supremo falló que no cometió una de las tres violaciones, sino que el autor de la agresión era un hombre que ya cumplía prisión en Reino Unido por violación y que vivía en Fuengirola en el momento en que se cometieron las violaciones por las que fue condenado Van der Dussen.

tags: