El sueño cumplido de Gabriel: de recoger basura en Panamá a arbitrar en el Mundial de Rusia

A sus 45 años, abandonará provisionalmente su otro trabajo para centrarse en su pasión: el fútbol

por Tu otro diario /


Gabriel Vitoria es un hombre panameño de 45 años que lleva casi 25 años trabajando como basurero, una profesión que compatibiliza con su pasión: el arbitraje. Lo hace por amor al fútbol... y a su familia, ya que ninguno de los dos sueldos por separado es suficiente para sacar adelante a los tres hijos y dos nietos que conviven con él. Ahora, tras años de sacrificio, cumplirá por fin su gran sueño: acudir por primera vez a un Mundial de fútbol en categoría absoluta, al de Rusia que arrancará en apenas unos días.

Árbitro Panamá

Gabriel Vitoria (Captura de Telemetro).

Gabriel cuenta que le gusta trabajar con sus compañeros. "Es un trabajo armonico, nada de estrés, siempre andamos contentos y a la hora de hacer el trabajo lo hacemos", explica. Sus colegas esperan que a su regreso de Rusia le ofrezcan un empleo mejor. "Se lo merece", cuenta uno de ellos, "ha empezado desde abajo, como yo".

RELACIONADO: Más historias de interés humano en 'Tu Otro Diario'

Este año, además, Gabriel tiene un aliciente extra y es que la selección nacional de Panamá disputará también el campeonato. Asegura que físicamente ya se encuentra preparado y que probablmente lo más difícil para este asistente sea pasar una temporada alejado de su familia, aunque no es la primera vez, ya que ha formado parte del equipo arbitral en campeonatos mundiales de categorías inferiores y regionales, como cuando estuvo en Nueva Zelanda o en La India durante 32 días.

Árbitro Panamá

Gabriel, lanzando una bolsa de basura al camión (Captura de Telemetro).

Piensa que dejará el arbitraje el próximo año, por lo que poder acudir a Rusia es para él la forma de poner un broche de oro a su carrera y colgar las botas con el orgullo de saber que formó parte de uno de las citas más importantes del que es su deporte favorito.