Unos investigadores de Barcelona descifran el funcionamiento del genoma del tipo más frecuente de leucemia

El coordinador del estudio destaca que han identificado un total de 12 funciones diferentes

por Europa Press /


Investigadores del Institut d'Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (Idibaps) de Barcelona han descifrado por primera vez el epigenoma completo del tipo de leucemia más frecuente, la leucemia linfática crónica, y han abierto la puerta al desarrollo de nuevas terapias al proporcionar un mapa en alta resolución de sus funciones. El estudio, publicado en la revista 'Nature Medicine', ha identificado más de 500 nuevas alteraciones en la función del genoma que son específicas de esta leucemia, y comparándola con el mapa de las células sanas, ha revelado las regiones que cambian su funcionalidad, "dianas potenciales para nuevas terapias".

Científica

Una científica observa por un microscopio (Gtresonline)

Al comparar, han observado cómo las células de la leucemia son capaces de crear una infraestructura molecular muy eficiente para crecer sin control: "Por así decirlo, donde antes había un desierto, las células de cáncer crean núcleos industriales", ha ejemplificado la primera firmante, Renée Beekman, en un comunicado. A esto se suma el hecho de que han detectado que solo tres familias de proteínas parecen estar encargadas de este cambio, un aspecto importante porque su acción puede ser inhibida con fármacos en desarrollo. "Quizás este es el aspecto translacional mas importante del estudio, ya que ofrece una perspectiva terapeútica mediante la cual se puedan revertir las alteraciones funcionales en la leucemia", ha valorado el director del Idibaps y coautor del trabajo, Elias Campo, también director de Investigación del Hospital Clínic.

RELACIONADO: Más noticias sobre ciencia y salud en 'Tu Otro Diario'

El coordinador del estudio, Iñaki Martin-Subero, ha destacado que han identificado un total de 12 funciones diferentes, tras identificar los genes activos e inactivos y las regiones que, a pesar de no contener genes, controlan su expresión, así como las "zonas oscuras". El estudio compartirá con otros investigadores esta fuente de información sobre la enfermedad, y se ha realizado dentro del contexto del Consorcio Europeo Blueprint para el estudio del epigenoma y del Consorcio Español del Genoma de la Leucemia Linfática Crónica, y han participado un total de 51 investigadores de 23 instituciones de seis países.