La madre burgalesa que tuvo mellizos a los 64 años no se rinde pese a que solo podrá verlos cada 15 días

Hasta ahora podía visitarlos una hora a la semana, pero desde que se encuentran con una familia de acogida en Valladolid el régimen de visitas se reduce a una hora cada quince días

por Tu otro diario /


Mauricia Ibáñez, la mujer burgalesa que tuvo mellizos a los 64 años fruto de un tratamiento de fecundación in vitro, recibió ayer por la mañana una dura noticia para ella: sus hijos, que ahora tienen poco más de un año, se encuentran ya con una familia de acogida en Valladolid. Según ha adelantado el programa 'Espejo Público', Ibáñez recibió una llamada este lunes por la mañana de los Servicios Sociales para comunicarle la decisión y el traslado. A partir de ahora podrá visitarlos cada quince días, pero para ello tendrá que desplazarse a esta ciudad. Además, hasta ahora podía verlos una vez a la semana y a partir de ahora esas visitas serán más espaciadas, de una hora cada 15 días.

Mauricia  Ibáñez

Mauricia Ibáñez sigue peleando por sus bebés (EFE). 

Ibáñez ha calificado esta decisión de "crimen" y asegura que ha hecho todo lo que han pedido hasta ahora los Servicios Sociales de Burgos y se ha sometido a varios exámenes psicosociales. También acusa a los mismos Servicios Sociales de haber dado bandazos porque, según ella, en febrero le sugirieron que le iban a devolver a los niños y posterioremente se anunció la decisión de darlos en acogida. "Hasta ahora los niños me están dando mucha fuerza y estoy aguantándolo todo". 

Los Servicios Sociales de Burgos anunciaron su intención de trasladar a los pequeños a una familia a finales de marzo, si bien la decisión no se ha hecho efectiva hasta ahora. Aunque la legislación señala a las familias de acogida como la opción preferente para los menores de seis años acogidos por la administración, en este caso el proceso se ha demorado porque, según declaró en su día la gerente territorial de estos servicios, María Antonia Paniego, les ha costado encontrar a "la familia adecuada para poder cubrir las necesidades de estos niños". Una de las prioridades era poder mantener juntos a los hermanos. 

RELACIONADO: ¿Por qué le han retirado la custodia de los mellizos a Mauricia Ibáñez?

Por su parte, Mauricia Ibáñez, se ha negado en todo momento a firmar la cesión de sus hijos a la familia de acogida y durante este tiempo mantiene  la batalla legal por los pequeños. El pasado 20 de marzo dijo sentirse "esperanzada" ante la posibilidad de recuperar la custodia de los niños. Antes del verano debe tener lugar una nueva vista en el juzgado. De momento, Ibáñez se ha sometido al programa de intervención familiar para mejorar sus habilidades como madre y ha aportado nuevos informes psicológicos en los que se concluye que, si bien es una persona con ciertas rarezas, no tiene ningún problema psicológico que pueda perjudicar a los niños. 

RELACIONADO: La tajante respuesta de la madre burgalesa que dio a luz a los 64 años a la asignación de una familia de acogida a sus mellizos

Mauricia Ibáñez sorprendió a España y al mundo entero al convertir en madre con 64 años en febrero del año pasado tras haberse sometido a un tratamiento de fecundación in vitro en Estados Unidos. Sin embargo, pasó poco más de un mes junto a sus pequeños hasta que los Servicios Sociales de Castilla y León le anunciaron que le retiraban la tutela. Ibáñez, que ya había tenido una hija con 58 años cuya custodia le había sido retirada, fue obligada a contratar en su casa una cuidadora. Un accidente doméstico por el que la niña se cayó al suelo fue determinante para que la Administración terminara dictaminando que habían apreciado "indicadores de desprotección por desamparo" y "riesgo para los menores". Mauricia Ibáñez, por su parte, nunca se ha mostrado conforme con estas medidas y asegura sentirse víctima de una persecución. Se espera que el juicio sobre la custodia se celebre en próximas fechas, probablemnte antes del verano.