Se detectan al menos 10 nuevos casos de cáncer de ovario al día pese a la dificultad para diagnosticarlo

Sus síntomas son inespecíficos y se pueden confundir con otras patologías, lo que provoca que la enfermedad se detecte en un estadio avanzado y su pronóstico empeore

por EFE /


Cada día se detectan unos diez casos de cáncer de ovario, un tumor cuyos síntomas son inespecíficos y se pueden confundir con otras patologías, lo que lleva a un retraso en el diagnóstico y que la enfermedad se detecte en un estadio avanzado y su pronóstico empeore. En el Día Mundial del Cáncer de Ovario, las afectadas por este tumor, el séptimo más frecuente en mujeres, hacen hincapié en que la concienciación y la visibilidad sigue siendo una de las asignaturas pendientes.

cancer_efe

El cáncer de ovario es el sexto más frecuente entre las mujeres, representa entre el 4 y el 5% de los tumores femeninos (EFE)

RELACIONADO: La obesidad puede elevar el riesgo de hasta 13 tipos de cáncer en adultos jóvenes

Lo dicen ellas, constituidas en la Asociación de Afectados por Cáncer de Ovario (Asaco), y lo subraya el doctor Antonio González, presidente del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Ovario (GEICO) y jefe de Oncología Médica de la Clínica Universidad de Navarra en Madrid. Se trata de concienciar sobre este cáncer con síntomas como hinchazón abdominal, frecuente necesidad de orinar, estreñimiento o diarrea, sensación de plenitud continua o falta de apetito, según datos de Asaco.

En la mayoría de los casos, cuando las pacientes acuden a los médicos de Atención Primaria, éstos no sospechan de la posible existencia de un cáncer de ovario y el diagnóstico es de gases. Pero hay datos para la esperanza porque la supervivencia a cinco años se ha cuadruplicado en los últimos 40 años: se ha pasado de un 15 % a un 60 %, lo que anima a seguir investigando, según explica en una nota el doctor Andrés Poveda, presidente del Grupo Mundial de Investigación Cáncer Ginecológico y jefe de Oncología Ginecológica de INITIA-Quironsalud en Valencia.

La cirugía por especialistas y la introducción de fármacos como los platinos, unido a un conocimiento más preciso de la biología molecular de estos tumores, son las razones de este gran avance. No obstante, la supervivencia global ha aumentado solo levemente; de ahí que sean necesarios programas de diagnóstico precoz ya que uno de los principales problemas de este cáncer es que se diagnostica, en más del 70 % de los casos, en fases avanzadas. Esto marca la enfermedad, pues la supervivencia en estadios iniciales es del 80 % frente al 35-40 % en fases más avanzadas.

No hay un único cáncer de ovario, hay cinco subtipos diferentes, y los expertos están empezando a adaptar el tratamiento dependiendo del que se trate. Los retos más inmediatos son: que las pacientes sean operadas por equipos especializados, mejorar el conocimiento molecular de la enfermedad y avanzar en la inmunoterapia.