En qué consiste la 'tasa Google' con la que el Gobierno financiará las pensiones

Según el ministro de Economía, Román Escolano, se espera que entre en vigor 'cuanto antes'

por EFE /


El ministro de Economía, Román Escolano, ha comunicado la intención del Gobierno sobre presentar "cuanto antes" el impuesto a las grandes empresas digitales en España, también conocido como 'tasa Google', y que este tenga efectos en 2019. Las declaraciones han tenido lugar después de que el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunciase este viernes que dicha tasa ayudará a financiar las pensiones, así ha informado Escolano tras el consejo de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea celebrado en Sofía.

Escolano

El ministro de Economía, Román Escolano (Europa Press)

Los Veintiocho han debatido por primera vez a nivel ministerial sobre la propuesta, que plantea imponer un impuesto del 3 % sobre la facturación por ciertos servicios digitales de las empresas que facturen más de 750 millones de euros en todo el mundo y más de 50 millones en la Unión Europea. El Gobierno español, sin embargo, prevé introducir este tipo de tasa aún antes de que haya acuerdo a nivel europeo, en línea con lo que ya han hecho otros países como el Reino Unido, Italia, Francia o Alemania. Fuentes del Ministerio de Economía han explicado a Europa Press que el Ejecutivo no descarta poder empezar a recaudar este nuevo impuesto en 2018.

Según la subida anunciada por Montoro, el incremento será del 1,6% este año y en función al IPC el próximo año. El ministro ha cifrado el coste en 1.500 millones de euros en 2018 y otros 1.800 millones en 2019, a pesar de que el Gobierno había calculado que esta subida costaría 2.200 millones. Actualmente, desde la Seguridad Social se destinan cerca de 9.000 millones al mes en pagar las pensiones. Sobre la subida de las pensiones, el ministro de Economía indicó que el incremento anunciado para ambos años "está unido a un incremento de ingresos" que se incluyó en el cuadro financiero publicado ayer y subrayó que el objetivo de déficit para este año se mantiene en el 2,2 % del PIB, con lo que la senda de reducción del déficit no cambia.