Rechazan el último recurso judicial de los padres de Alfie Evans, el bebé que tiene en vilo a Reino Unido

El pequeño de 23 meses sufre una enfermedad incurable y se encuentra en estado terminal. Sus padres pretendían llevarlo a un hospital de El Vaticano para seguir con su tratamiento, pero han sufrido un revés definitivo

por Tu otro diario /


Tom Evans y Kate James son unos jóvenes padres desesperados a los que la justicia británica acaba de dar un varapalo definitivo: no podrán trasladar a su pequeño Alfie a Roma para ser tratado de la enfermedad degenerativa incurable que lo mantiene en estado vegetativo desde finales de 2016. El caso de Alfie Evans ha suscitado una ola de solidaridad en todo el mundo y particularmente en Reino Unido, donde se está siguiendo con enorme atención. Los médicos del hospital Alder Hey Children's de Liverpool lo desconectaron de las máquinas que lo mantenían con vida hace algo más de dos días, la noche del lunes pasado, convencidos de que alargar su supervivencia solo aumentaría su sufrimiento.

Alfie Evans juicio

El pequeño Alfie, en brazos de su madre (GTresonline).

Pero Tom y Kate, que tienen 21 y 20 años, respectivamente, no están de acuerdo. Y tampoco el Papa Francisco, que puso a su disposición una habitación en el hospital pediátrico Bambino Gesú de Roma y un avión medicalizado para trasladarlo de forma segura a la capital italiana. Quieren darle una última oportunidad a Alfie Evans. Por eso recurrieron a la justicia para que les permitieran sacarlo del país. Pero un tribunal de apelación les ha negado esa posibilidad. Lo único que pueden hacer ahora es llevarse al niño a casa para que muera en paz rodeado de su familia, lejos del frío entorno hospitalario.

RELACIONADO: El caso del pequeño Charlie Gard también conmovió a la sociedad británica

Los médicos no eran partidarios de ofrecer más cuidados a Alfie, que padece desde que nació una rara enfermedad neurológica degenerativa para la que no hay cura. Desde diciembre de 2016, está ingresado en el hospital en estado semivegetarivo. Respira y es alimentado artificialmente, por lo que los médicos, que consideran su estado "irreversible" recomendaron desconectarlo. Los padres pelearon contra esa decisión, y tanto los tribunales británicos como el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo dieron la razón a los facultativos.

Alfie Evans juicio

Los padres de Alfie no han dejado de luchar por él (Cordon Press).

El pasado lunes, finalmente, los médicos desconectaron a Alfie y, contra todo pronóstico, pese a que los profesionales habían advertido de que no sobreviviría más de unos minutos sin esa asistencia, el pequeño lleva casi tres días respirando, algo que, según adelantó su padre, ha dejado a los médicos "boquiabiertos". Tom Evans explicó que, después de una "larga conversación" de 40 minutos con los especialistas, consiguió convencerles para que accedieran a "darle agua y oxigenar su cuerpo" al ver que seguía con vida.

RELACIONADO: Los padres de Charlie Gard también lucharon hasta el final

Esa evolución sorprendente de Alfie llevó a Tom y Kate, de profundas convicciones católicas, a aceptar el ofrecimiento del Papa y a intentar, en consecuencia, conseguir el permiso judicial necesario para trasladar a su hijo fuera del país. Con la negativa de la justicia, ya no queda nada más que ellos puedan hacer. "Conmovido por las oraciones y la amplia solidaridad en favor del pequeño Alfie Evans, renuevo mi llamamiento para que se escuche el sufrimiento de sus padres y se cumpla su deseo de intentar nuevas posibilidades de tratamiento", señaló el Papa poco antes de que se conociera el desenlace definitivo de un caso que ha conmovido dentro y fuera del Reino Unido.