La infatigable lucha del hombre que ha encontrado a su madre biológica 54 años después de ser 'robado' en un hospital

La mujer dio a luz en el Hospital General de Valencia en el año 1964 pero la indicaron que el bebé no había sobrevivido. Más de 50 años después una prueba de ADN ha 'confirmado plenamente' el parentesco

por EFE /


Por el momento no ha querido desvelar su identidad, aunque solo basta escuchar su historia para brindar algo de esperanza a los cientos de afectados por casos similares. Este viernes, un hombre que fue "robado" en el Hospital General de Valencia ha logrado localizar a su madre y a su familia biológica 54 años después de que le dieran por muerto tras el nacimiento. Un hecho ya innegable que refuerza la prueba de ADN llevada a cabo y que ha "confirmado plenamente" el parentesco entre ambos. 

Enrique Vila

El letrado Enrique Vila, encargado del caso (EFE)

Enrique Vila, abogado y presidente de la asociación SOS Bebés Robados, ha sido el encargado de llevar este caso hasta el final, ha permitido a su cliente descubrir sus verdaderos orígenes y poder reencontrarse con su madre, que ahora tiene 77 años, y conocer al resto de sus cuatro hermanos, que han vivido hasta hoy pensando en que su hermano nació muerto. Según ha informado Vila, las partes ya se encuentran estudiando las acciones legales a emprender"para castigar a los culpables de esta separación de más de cinco décadas".

RELACIONADO: Otros casos de bebés robados

Los padres biológicos, que estaban casados y ya tenían una hija de 4 años cuando la madre dio a luz en 1964 y fueron informados del fallecimiento del bebé supuestamente por una monja y un médico, y el niño fue entregado a otra familia diferente. Posteriormente, el matrimonio tuvo tres hijos más "sin sospechar jamás la mentira", relata  el abogado Vila, que añade que cuando las partes se pusieron por fin en contacto, "la madre y toda la familia biológica mostraron su sorpresa".

El hombre adoptado encontró a su madre tras una investigación en los archivos del Hospital General de Valencia y se ha podido producir este "feliz reencuentro familiar, pero siempre con el poso de tristeza de haber estado 54 años separados en base a una mentira". Según Vila, en los años 50 y 60 era muy común dar credibilidad tanto a los médicos como a las monjas que ejercían labores de auxiliares de enfermería en los hospitales públicos. "Por estas circunstancias, fueron muchas las mujeres que no investigaron ni se preocuparon por comprobar la veracidad del certificado de defunción o la inhumación de sus hijos supuestamente fallecidos".

El letrado y presidente de la asociación SOS Bebés Robados ha matizado que hay que mantener el "principio de presunción de inocencia" y no se puede "acusar ni culpabilizar a ninguna institución en concreto, ni religiosa ni pública". "El hecho es que una mujer que pensaba que su hijo había muerto hace 54 años lo ha encontrado ahora vivo y deseoso de darle un abrazo", ha indicado. Ahora es tiempo de que la familia recupere los años perdidos y este final feliz sea el ejemplo que necesitan todavía muchas personas para seguir luchando por encontrar sus raíces.