El presunto autor del doble crimen del pantano de Susqueda: 'Lo hizo mi hijo'

Los Mossos d'Esquadra creen que regresó al pantano con su mujer para destruir pruebas

por Tu otro diario /


Jordi Magentí, detenido el pasado mes de febrero como presunto autor de la muerte de Marc H.L. y Paula M.P., ha defendido su inocencia desde el primer momento. El mismo día en que los Mossos le acompañaban para registrar su domicilio se dirigió a los periodistas apostados en la zona para gritar entre sollozos: "¡Soy inocente!". Y de ese mismo modo, proclamando su inocencia, entró en la celda en la que le habían asignado como compañero a un preso de confianza para evitar que se pudiera suicidar. Según la declaración de este interno, que recoge 'El País', le había hecho la cama y se disponía a descansar viendo una película, por lo que le molestaban sus llantos y su continua charla. "Comenzó a llorar y contar una historia". El preso trató de cortarle en varias ocasiones y especialmente cuando Magentí le dijo que aquel día había escuchado disparos y pensaba que eran de la caza del jabalí. Conocedor de estos temas, el preso le dijo que lo dejase estar porque sabía que la caza de jabalíes empieza más tarde. Y que si quería desahogarse era mejor que contase la verdad.

Crimen Susqueda Jordi Magentí

Jordi Magnetí era aficionado a la pesca y se sabía que frecuentaba el pantano de Susqueda (Facebook).

Fue entonces cuando Magentí cambió radicalmente su versión, según el relato de su 'preso sombra'. Y lo hizo además para inculpar a su propio hijo. Le dijo que aquel 24 de agosto había estado efectivamente en la zona, a pesar de que a los Mossos les había contado lo contrario, que había ido con él para regar la plantación de marihuana que tenían allí. Supuestamente, tras uno de sus viajes en busca de agua, habría escuchado disparos y, al volver, se encontró con que su hijo había matado a la pareja. Magentí admitía, eso sí, haberle ayudado a deshacerse de los cadáveres tirando los cuerpos y todas sus pertenencias al pantano y lastrándolos con piedras. Asimismo, le dijo al preso que había decidido asumir la culpa de su hijo porque "se lo debía". "Me tenía que comer lo que había pasado", le dice. Magentí mató a tiros a su esposa y madre de su hijo en 1997.

RELACIONADO: Toda la información sobre el crimen del patano de Susqueda

Los Mossos que tomaron declaración al preso ven muy probable que este relato se produjera, pero no le atribuyen ninguna credibilidad a lo que cuenta. El hijo de Magentí fue detenido por tráfico de drogas y posteriormente puesto en libertad. No se ha estimado que tenga relación con el crimen, entre otras cosas, porque la señal de su móvil le sitúa en otra parte el día de las muertes de Marc y Paula. Además, el auto de prisión que se ha conocido estos días tras el levantamiento del secreto de sumario, revela que las pruebas recogidas por los Mossos llevan a pensar que el crimen se produjo en La Rierica, una zona de ruinas donde solía pescar Magentí y que se encuentra alejada de la plantación de droga. 

RELACIONADO: El auto de prisión de Jordi Magentí revela nuevos detalles sobre el crimen de Susqueda

Por otro lado, el auto de prisión revela que el detenido volvió junto con su mujer al pantano justo un día después del crimen. Era la primera vez que la llevaba y consta que la dejó sola durante dos horas. Los Mossos creen que Magentí utilizó ese tiempo para comprobar que el coche y los cuerpos se habían hundido bien, además de revisar el terreno para eliminar posibles rastros. En las semanas previas a su detención, cuando los Mossos lo tenían acorralado por las imágenes de su Land Rover blanco en la zona y sus contradicciones en las declaraciones, Magentí se mostraba nervioso por los interrogatorios a su mujer. En conversaciones telefónicas pinchadas por los Mossos se quejaba de la presión a la que lo estaban sometiendo y se lamentaba de haberla llevado allí "en el peor momento". 

RELACIONADO: Los planes inmediatos del presunto autor del doble crimen de Susqueda precipitaron su detención

Magentí fue detenido el pasado 26 de febrero como principal sospechoso de las muertes de Marc y Paula, los jóvenes de 23 y 21 años cuya desaparición el 24 de agosto conmocionó a Cataluña. La aparición de su coche hundido hizo temer lo peor, un extremo que se confirmó cuando, tras bajar el nivel del agua, aparecieron en septiembre también sus cuerpos. Tras una ardua investigacion, los Mossos de Esquadra están convencidos de que el autor de los disparos que acabaron con sus vidas fue Jordi Magentí. El móvil del crimen, no obstante, continúa siendo un misterio. El próximo 17 de abril se realizará una vista en la Audiencia de Girona sobre el recurso de libertad presentado por la defensa del presunto autor del crimen. Tanto la Fiscalía como la acusación particular pedirán mantener al sospechoso en prisión provisional.