El sector del lujo movió 9.200 millones en España en 2017, el 9 por ciento más que el año anterior

Un informe asegura que las ventas podrían crecer hasta los 21.000 millones en 2025 si se toman medidas adecuadas para impulsar la marca España

por EFE /


El sector del lujo y la alta gama movió el año pasado en España un total de 9.200 millones de euros, lo que supone el 9% más que en 2016, según los datos de la asociación sectorial Círculo Fortuny, que asegura que las ventas podrían crecer hasta los 21.000 millones en 2025 si se toman medidas adecuadas para impulsar la marca España. Así, según un informe elaborado por la consultora especializada Bain & Company para Círculo Fortuny, del total facturado por el sector, en torno a la mitad correspondería a marcas españolas.

lujo12

Las empresas españolas deberían apostar por otros factores claves para el crecimiento como el servicio, la innovación, la oferta, la comunicación o la experiencia del cliente (GTRESONLINE)

"Las cifras en España son todavía modestas comparadas con los otros países de nuestro entorno, como Francia (27.000 millones) o Italia (29.000 millones)", ha destacado este jueves el presidente de Círculo Fortuny, Carlos Falcó, quien, asimismo, ha subrayado que, no obstante, en economía "no cuenta la foto fija, sino la tendencia". En este sentido, ha explicado que, según se refleja el informe elaborado por Bain & Company con datos de 50 firmas españolas y unas mil globales, en España el sector creció casi el doble que a nivel mundial, donde el avance medio fue del 5%. Asimismo, en dicho estudio se revela que el sector en España lleva creciendo por encima de la media desde 2015. Además, Falcó ha manifestado que "vamos a crecer a un ritmo de entre el 9 y el 10 % anual en los próximos años", con lo que en el horizonte de 2025 podría mover entre 19.000 y 21.000 millones, "lo que nos situaría en el núcleo duro de la excelencia mundial".

De vuelta a las cifras de 2017, las ventas de artículos personales de lujo (que no incluyen coches) crecieron el 12%, hasta situarse en los 5.100 millones. Sin embargo, aunque este segmento ha crecido rápidamente en los cinco últimos años, España sigue ocupando el quinto lugar entre los principales países europeos. En concreto, el 85% de las compras de estos artículos correspondió a turistas, liderados por los procedentes de China, que coparon el 35% del total, mientras que los consumidores nacionales fueron responsables de entre el 15 y el 20% del gasto. Además, el 80% de las ventas se hicieron en Madrid y Barcelona.

RELACIONADO: Más noticias sobre Lujo en 'Tu otro diario'

Por otro lado, el gasto en hoteles y restaurantes de alta gama avanzó el 7%, hasta alcanzar los 1.800 millones, añade el dossier, que destaca que, aunque este segmento es menos "exclusivo" que, en otras ciudades europeas, existen "islas de excelencia" que España puede aprovechar como factor diferencial "clave". Entre esos factores destaca la alta cocina, que movió 149 millones y que incluye 187 restaurantes con estrella Michelin. En esta línea, los productos gurmé -incluidos vinos y licores de calidad superior- ingresaron 1.500 millones (5% más), con claro dominio de operadores locales y con una importancia cada vez mayor de las exportaciones. Los bienes de diseño de alta gama, que se vieron impulsados por la recuperación del mercado nacional tras la crisis, también avanzaron el 3% y movieron 800 millones.

Por su parte, la responsable del informe, Claudia D'Aprizio, ha subrayado la importancia del turismo para el sector y ha destacado que, por ejemplo, en Barcelona se está frenando el crecimiento porque los turistas "no se sienten bienvenidos" en la ciudad y algunos han optado por cambiar de destino en sus viajes. Para convertirse en un mercado de referencia mundial, las empresas españolas, que ahora dan más importancia a valores tradicionales como la calidad, la exclusividad o el patrimonio, deberían apostar por otros factores claves para el crecimiento, como, por ejemplo, el servicio, la innovación, la oferta, la comunicación o la experiencia del cliente.

Asimismo, se debería reforzar el apoyo institucional y promover medidas en el ámbito normativo y de negocio para apoyar el crecimiento del sector en los próximos años, como acelerar y simplificar la tramitación de los visados, mejorar las conexiones áreas internacionales y promover la exportación y la sostenibilidad. "España se ha convertido en un mercado emergente de la alta gama que está ganando popularidad, especialmente entre los más jóvenes, y está muy bien posicionada para convertirse en una de las primeras opciones en Europa", ha concluido D'Aprizio, quien ha afirmado asimismo que "las firmas están trabajando de forma conjunta para mejorar el posicionamiento de la Marca España, entre los consumidores tanto nacionales como internacionales".