Piden tres años de cárcel para tres médicos de Huesca por no detectar que una bebé se había tragado una pila

La pequeña, que ha cumplido ya ocho años, ha tenido que pasar por el quirófano en 62 ocasiones por las secuelas que le causaron los componentes químicos de la batería

por Tu otro diario /


El caso se remonta ocho años atrás. Los padres de una niña de Torrente de Cinca (Huesca) la llevaron hace siete años a urgencias del centro de salud de la localidad de Fraga ante la sospecha de que la pequeña, que entonces era una bebé de 11 meses, se había tragado una pila del mando a distancia de la televisión. Los médicos, aquel 22 de diciembre de 2010, le hicieron una radiografía y, al no apreciar nada extraño, le diagnosticaron una bronquitis. Tres días después, al comprobar que su hija no mejoraba, Aránzazu Mármol, su madre, la llevó al hospital Arnau Vilanova de Lleida, donde le hicieron una nueva radiografía que detectó, esta vez sí, la pila.

Una imagen de la niña cuando era pequeña (Captura de pantalla de Antena 3).

Una imagen de la niña cuando era pequeña (Captura de pantalla de Antena 3).

Los especialistas del hospital Sant Joan de Deu de Barcelona, al que derivaron a la pequeña, le diagnosticaron una quemadura química con perforaciones en el esófago y la tráquea a causa de la degradación que en esos días había provocado la batería. Desde que tenía 11 meses hasta ahora han pasado ocho años y las secuelas de aquel diagnóstico erróneo inicial han llevado a la niña al quirófano en 62 ocasiones. Actualmente, la pequeña sufre una parálisis bilateral de las cuerdas vocales y una afonía que, según su madre, "la desmoraliza y le hace sufrir mucho".

Además, tiene problemas respiratorios cuando realiza ejercicio físico y debe acudir al logopeda todos los días, algo que puede permitirse la familia gracias a una ayuda económica que recibe del Gobierno autonómico aragonés. La madre sostiene que la primera radiografía que le practicaron en el centro de salud no se le hizo bien y que, como consecuencia, la batería estuvo alojada en el esófago de la niña durante varios días, lo que provocó un agravamiento de su estado inicial y unas importantes secuelas.

RELACIONADO: Cinco médicos tendrán que responder por el caso de Carolina, la mujer que dio a luz sin saber que estaba embarazada

El fiscal solicita para los tres médicos acusados 3 años de cárcel y 4 de inhabilitación por un presunto delito de negligencia, así como una indemnización de 430.000 euros para la niña por las graves secuelas que padece. La acusación particular, por su parte, reclama las mismas penas de prisión, pero eleva la petición de indemnización a un millón de euros, según informa el 'Heraldo de Aragón'.

Por su parte, la defensa de los facultativos solicita la absolución porque cree que la actuación se ciñó a los protocolos establecidos y fue en todo momento correcta. El juicio se prolongará hasta mañana para escuchar los testimonios de los acusados y los testigos, así como de los peritos.