Tokio se vuelve a teñir de rosa por la floración de sus cerezos

Este año, las cálidas temperaturas que han recorrido Japón en el inicio de la primavera han adelantado la floración de los cerezos en casi todo el país

por EFE /


Tokio se ha vuelto a teñir de rosa como cada primavera gracias a la floración de sus cerezos, que lo ha convertido en punto de encuentro para turistas de todo el mundo que se desplazan hasta el país asiático para contemplar el bucólico paisaje rosa.  Además, este año, las cálidas temperaturas que han recorrido Japón en el inicio de la primavera han adelantado la floración de los cerezos en casi todo el país y, en concreto, 9 días en Tokio, donde la Agencia Meteorológica de Japón detectó el florecimiento de las primeras flores el día 17 de marzo.

tokio26

Una pareja camina entre cerezos en flor en Tokio, Japón (EFE)

Este lunes, miles de japoneses han festejado en Tokio la plenitud de la floración con la celebración del 'hanami'; es decir, picnics que se celebran bajo estos árboles durante las apenas dos semanas que dura el fenómeno, denominado 'sakura', que es también el nombre japonés del cerezo. Uno de estos lugares en los que se han congregado gran parte de visitantes ha sido el parque de Ueno, que cuenta con 1.200 cerezos.

RELACIONADO: La primavera está llegando antes en los últimos años, pero ¿cuánto?

No obstante, no es sólo un fenómeno atractivo para los japoneses, sino que cada vez más turistas viajan al país asiático durante los meses de marzo y abril para observar esta estampa primaveral. En 2017, más de 4,7 millones de extranjeros desembarcaron en el archipiélago japonés entre dichos meses, lo que supone un 13,9 % más que en el año anterior, según datos de la Organización Nacional de Turismo (JNTO) japonesa.

RELACIONADO: Más noticias sobre Japón en 'Tu otro diario'

Por otro lado, la fascinación de los japoneses por los cerezos es tal que existen multitud de aplicaciones de Internet que facilitan hacer un seguimiento del 'sakura', desde en qué momento y lugar han aparecido los primeros pétalos hasta el efecto de la presión atmosférica en las delicadas flores, cuya vida es de apenas dos semanas. Además de ser un fenómeno cultural y constituir una de las estampas más representativas del país asiático, también es un filón para comercios y cadenas, que aprovechan esta época para comercializar productos exclusivos diseñados para la ocasión.