Brecha salarial, peor empleo, menos oportunidades... Radiografía de la desigualdad de la mujer en España

Con motivo del Día Internacional de la Mujer repasamos cómo es la situación de las españolas. Pese a que se ha avanzado mucho en las últimas décadas en algunos ámbitos, aún quedan asignaturas pendientes en las que hay que seguir mejorando

por Tu otro diario /


EL TERRENO LABORAL

Desde que la mujer se empezase a incorporar al mercado laboral, ha habido grandes avances en materia de igualdad con los hombres, pero persisten desigualdades que hacen que continúe aún una situación de desventaja para ellas. Este factor es especialmente importante por cuanto tener ingresos propios suficientes influye en la libertad de las mujeres y de los hombres para tomar sus decisiones en la vida de un modo autónomo. Estos son los principales terrenos en los que actuar: 

- Brecha de género

Las mujeres ganan de media, por el mismo trabajo, un 30 por ciento menos, según datos de CCOO y de los Técnicos de Hacienda (Gestha). Eso supone que la desigualdad en términos de ingresos no solo no desciende, sino todo lo contrario. Las reducciones de jornada para el cuidado de hijos y mayores se las toman mayoritariamente ellas, al igual que las excedencias (en porcentajes superiores al 90%). La contratación a tiempo parcial también es femenina (casi un tercio de las empleadas lo está a tiempo parcial frente al 9% de los hombres). El acceso al mercado laboral las penaliza a ellas, sobre todo a partir de la maternidad: trabajan un 20% menos que los hombres. Como consecuencia de todas estas circunstancias, ellas cotizan menos que ellos, lo que tiene también un reflejo en las prestaciones por desempleo y en las pensiones que perciben al final de su vida laboral (un 15% y un 39% menos de media, respectivamente, según datos de CCOO).

Las diferencias salariales entre mujeres y hombres van en aumento (GTresonline)

Las diferencias salariales entre mujeres y hombres van en aumento (GTresonline).

- Techo de cristal

Pese a que las mujeres tienen tasas más bajas de fracaso escolar y son más las que tienen estudios universitarios (un 53,1% de ellas frente al 46,9% de ellos), el acceso a los puestos de responsabilidad no se siempre se corresponde con esa formación superior. El informe 'Women in Business' publicado por la consultora Grant Thorton y centrado en analizar el avance de la mujer directiva en España y en el mundo señalaba que España se sitúa en el puesto 25 de 35 países analizados, con un 27 por ciento de mujeres en puestos de alta dirección. La misma cifra que el año pasado. Es decir, no hemos mejorado. Y estamos apenas algo por encima de la media global, que se sitúa en el 24 por ciento.

Tampoco su presencia en la más alta dirección cumple con la Ley de Igualdad, que obliga a las empresas a que la representación de mujeres en sus consejos de administración llegase al 40%. Las empresas del Ibex 35 sí que han ido incrementando la presencia de consejeras, aunque continua por debajo de los porcentajes recomendados: si en 2005 eran 17, que representaban poco más del 3%, en 2016 ascendían a 90 que suponen un 20%, sin llegar todavía al 40% recomendado por la Ley de Igualdad o al 30% que recomienda el Código de Buen Gobierno.

LA VIOLENCIA DE GÉNERO

- Violencia machista

Más de 150.000 mujeres sufrieron violencia por parte de sus parejas o exparejas en 2017, según datos del Consejo General del Poder Judicial, una cifra que va en aumento si se compara con las 134.462 de 2016 o las 123.725 de 2015. Además, según una macroencuesta de la Fiscalía General del Estado, la cifra oculta (los casos que no se denuncian) es del 65%. El máximo exponente de estas violencias son los crímenes: 49 mujeres fueron asesinadas en 2017 y desde que en 2003 comenzó el registro oficial, ha habido 924 feminicidios perpetrados por parejas o exparejas de las víctimas. Desde 2013 (no hay registros anteriores), 24 niños fueron asesinados por su padre o por la pareja de su madre y cerca de 200 niños han quedado huérfanos de madre por este motivo. 

Una concentración de repulsa por un caso de violencia machista en Madrid (EFE).

Una concentración de repulsa por un caso de violencia machista en Madrid (EFE).

- Otras formas de violencia 

Otras formas de violencia que soportan las mujeres son el acoso laboral, los abusos sexuales, la explotación sexual y la trata, o las violaciones. En España en los 9 primeros meses de 2017 se produjeron  1.054 violaciones, un 11% más que en el mismo periodo del año anterior. En este dato se incluyen tanto las denunciadas como las registradas por las fuerzas de seguridad  durante sus actuaciones y suponen una media de 4 diarias, aunque las asociaciones de mujeres siempre recuerdan que hay una alta cifra oculta, como ocurre en el caso de la violencia machista. Según una encuesta publicada por el diario 'El País', un tercio de las españolas ha percibido alguna vez en su vida que estaba siendo acosada de alguna forma por su condición de mujer.

EL PESO DE LA INVISIBILIDAD FEMENINA

Hay otra realidad más silenciosa y menos llamativa que también relega a las mujeres a sun segundo plano y que se basa fundamentalmente en la educación, tanto en los hogares como la reglada.  En cuando al sistema educativo, a lo largo de los años hay múltiples reivindicaciones de las figuras de mujeres prominentes que no aparecen en los libros de historia o que tuvieron que firmar sus obras literarias con pseudónimos para poder publicar. También existen casos de mujeres destacadas en campos como la ciencia o la tecnología cuyos logros son importantes en nuestro día a día y que han pasado prácticamente desapercibidas y no han gozado del reconocimiento de sus colegas varones.

En cuanto al área doméstica, los niños interiorizan los estereotipos de género a partir de los 10 años, pero ya antes, a los 6, las niñas empiezan a percibirse a sí mismas como menos inteligentes que los niños. Revertir esta tendencia debería ser una tarea de los padres y educadores de los menores, que se topan con obstáculos prácticamente desde que tienen hijos. Desde la publicidad, los medios de comunicación o el cine, se nos bombardea con mensajes acerca de cómo debe ser una mujer y cómo un hombre. Las marcas siguen usando mayoritariamente el rosa para aquellos artículos -desde ropa hasta juguetes- que consideran dirigidos a las niñas. A los niños se les sigue llamando 'nenazas' si se quejan o lloran... Actitudes y costumbres que se van inoculando en los más pequeños desde muy pronto y que contribuyen a normalizar la desigualdad.

El reparto de las tareas domésticas sigue siendo desigual (GTresonline).

El reparto de las tareas domésticas sigue siendo desigual (GTresonline).

DE PUERTAS PARA DENTRO: DESIGUAL REPARTO DE TAREAS

Precisamente en el ámbito del hogar es donde las familias deben trabajar para que los niños perciban que el reparto de tareas es igualitario. Está comprobado que los niños, desde bebés, perciben y copian el comportamiento de sus mayores, por lo que lo que se 'mama' desde que las personas son pequeñas determina en gran medida sus propios comportamientos futuros. Pero la realidad sigue siendo bien distinta.

- Aún lejos de la corresponsabilidad

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, las mujeres destinan a cocinar o hacer labores domésticas 20 horas a la semana, frente a las 11 que dedican los hombres, casi la mitad. Respecto al cuidado o educación de los hijos, ellas invierten en esta tarea 38 horas semanales por las 23 que destinan ellos a lo mismo. Es curioso que, según esta estadística, si nos fijamos en los abuelos y las abuelas, la media de tiempo dedicado al cuidado de nietos es de 16 semanales para todos, sin distinción de sexo. Y si se trata de hijos que cuidan a sus mayores, las mujeres destinan cada semana 38 horas de media frente a las 23 de los hombres.