Policía y superhéroe, el amigo de Pablo Ráez que se desvive por los niños enfermos de cáncer

Eduardo Rodríguez lleva su vocación más allá de su horario laboral. Dedica su tiempo libre a hacer más llevadero su ingreso a niños enfermos y así conoció a Pablo Ráez, cuya lucha contra la leucemia le convirtió en todo un símbolo

por Tu otro diario /


Eduardo Rodríguez es un joven agente de la Policía Nacional que desempeña su función por vocación. Pero hay algunos días en los que Eduardo Rodríguez, 'Edu Balboa' para los amigos, deja de ser él mismo para convertirse en alguien aún más importante y, sobre todo, más poderoso: un superhéroe sin capa que visita a los niños con cáncer de los hospitales españoles para hacerles pasar un buen rato. Cambia entonces el uniforme de policía por el traje de Marvel de Spiderman, y su poder más especial es su capacidad de arrancar a los pequeños una sonrisa. 

Youtube

Eduardo Rodríguez ha hecho de la entrega a los niños con cáncer la labor de su vida. (Youtube)

Fue precisamente así como conoció a su amigo Pablo Ráez, que falleció a causa de leucemia en febrero pasado tras promover hasta el final las donaciones de médula. "Estuve con él cuando se le diagnosticó por primera vez y cuando recayó y a mí siempre me gusta recordarlo porque parece que a veces Pablo cae un poco en el olvido cuando no ha pasado ni siquiera un año de que se marchara", enfatiza Eduardo, cuyos poderes extraordinarios -desgraciadamente- no curan la enfermedad.

Las hazañas de este particular superhéroe que es 'Edu Balboa' comenzaron hace cinco años, con la plaza de Policía ya concedida, cuando comenzó a colaborar con varias ONGs, entre ellas, la Fundación Luis Olivares de Málaga, su ciudad natal, Juegaterapia, Aladina o Akafi. La idea de los disfraces llegó un poquito después, según ha contado él mismo a la agencia EFE: "Un día almorzando en casa vi a un padre  estadounidense que se disfrazó de Spiderman para darle una sorpresa a su hijo, y eso me dio la idea  para llevar a los héroes a los hospitales de toda España, algo que no existía hasta entonces".

RELACIONADO: Un rico matrimonio de Barcelona lega una herencia de 1,5 millones de euros para la investigación contra el cáncer

De esas visitas alimenta el perfil de Facebook de 'Spiderman y los Superpelones', una comunidad que cuenta con más de 57.000 seguidores y donde cuelga divertidas y conmovedoras fotos junto a  los pequeños y sus familias, con las que a menudo ha llegado a entablar una relación cercana. 

Relata que cuando tiene días libres acude al Hospital Materno Infantil de Málaga a ver a sus niños para charlar, jugar a videojuegos o, simplemente, acompañarlos en momentos duros. Su cometido es intentar que los niños vivan los máximos momentos felices y cumplan sus deseos más anhelados, algo que consigue gracias a la ayuda de compañeros, al altruismo de muchas personas y a la suerte que le dan "los que ya están allí arriba", según cuenta.

EFE

Eduardo Rodríguez, vestido de Spiderman, durante una de sus visitas. (EFE)

"Recuerdo a un niño que le encantaba el videojuego bélico 'Call Of Duty' y contacté con el Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES) de Málaga para que fueran a darle una sorpresa", recuerda con pasión el policía, que también consiguió regalar a otro pequeño la visita de toda la plantilla del Real Madrid CF, incluido Ronaldo.

RELACIONADO: La valiente lucha contra el cáncer de Cintia Díaz-Miguel

La labor de este policía y superhéroe le ha valido un reconocimiento especial que le ha sido entregado este mes de enero y le ha llenado de orgullo: el Premio Laurel 2017, otorgado por el Sindicato Unificado de Policía en Málaga, por su "gran labor altruista y solidaria que compatibiliza con su carrera policial desde hace muchos años". Además, sus fascinantes aventuras están contadas en el libro 'Entre Superhéroes. La historia de Edu Balboa', cuyos beneficios también van destinados a la Fundación Luis Olivares y hacer más llevadera la enfermedad de los niños con cáncer.