EE.UU. congela fondos para los palestinos y pide a otros países que aporten más

Desde el Gobierno que preside Trump insisten en que los fondos no han sido cancelados, sino que se encuentran congelados a la espera de una futura evaluación

por EFE /


Estados Unidos ha congelado este miércoles más de la mitad de su contribución a la agencia de la ONU para los refugiados palestinos y ha pedido al resto de países "ricos" que aporten más. De esta manera ha cumplido en parte la amenaza del presidente, Donald Trump, que puso en alerta a la comunidad internacional.

fondospalestina17_EFE

En la imagen, el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, junto a la embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley (EFE)

El Departamento de Estado ha enviado una carta a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos -UNRWA, por sus siglas en inglés- en la que se compromete a aportar 60 millones de dólares en los próximos días, pero informa de que ha congelado 65 millones de dólares adicionales a la espera "de una valoración futura". Una cantidad de dinero que supone más de la mitad del total de los 125 millones que se Washington entregara a dicha agencia el 1 de enero de este año. Sin embargo, el Departamento de Estado no ha especificado qué reformas debe hacer la agencia para recibir la cantidad congelada.

Por su parte, la portavoz de Exteriores, Heather Nauert, ha intentado dar la vuelta a la información diciendo que, al menos, EE.UU. no ha cortado totalmente su ayuda a la agencia como se especulaba en los últimos días en varios reportes de prensa. Los analistas consideran que esta decisión supone una victoria del secretario de Estado, Rex Tillerson, sobre la embajadora en la ONU, Nikki Haley, ya que él abogaba por no retirar toda la ayuda, mientras que ella quería eliminarla completamente, como castigo al rechazo expresado por la Autoridad Palestina a la política de Trump en la región.

RELACIONADO: EE.UU. reducirá su aportación a las misiones de paz de la ONU

En esta línea, Estados Unidos también está molesto por el voto en la ONU el pasado mes de diciembre, en el que se puso en evidencia su soledad en la controvertida decisión de reconocer Jerusalén como la capital de Israel y trasladar allí su embajada: 128 países lo condenaron y solo 9 le apoyaron.

El temor a que Washington cortara totalmente sus fondos a la agencia surgió a raíz de que Trump publicase un mensaje en Twitter, el pasado 2 de enero, en el que afirmó que: "Pagamos a los palestinos CENTENARES DE MILLONES DE DÓLARES al año y no recibimos ni agradecimiento ni respeto. Ni siquiera quieren negociar un tratado de paz con Israel esperado hace mucho tiempo". Asimismo, agregó un comentario que hizo saltar las alarmas en la comunidad internacional:  "Con los palestinos no queriendo hablar más de la paz, ¿por qué deberíamos hacerles estos pagos futuros masivos?". 

RELACIONADO: La comunidad internacional rechaza la iniciativa unilateral de Trump para Jerusalén

De esta manera, la portavoz del Departamento de Estado ha asegurado que esta medida "no pretende castigar a nadie" y que lo que busca el Gobierno estadounidense es que otros países aumenten su contribución, ya que en los últimos años Washington ha aportado el 30 % del presupuesto de la agencia. "Hemos sido, en el pasado, el mayor donante de la UNWRA. Nos gustaría que otros países, de hecho, otros países que critican a Estados Unidos por lo que ellos creen que es nuestra posición respecto a los palestinos, den un paso adelante y ayuden con la UNWRA", ha indicado Nauert.

"Pedimos a otros países que hagan más, como hemos hecho con la OTAN", ha agregado, en referencia a la posición que mantiene Trump de denunciar que EE.UU. hace una aportación desproporcionada en los organismos multilaterales y que el resto de naciones deben compartir costes. 

RELACIONADO: Más noticias sobre Palestina en 'Tu otro diario'

La razón que ha dado el Departamento de Estado para no cortar completamente su aportación a la UNWRA ha sido que si lo hacían "se corría el riesgo de que la organización se quedara sin fondos y que las entidades -que trabajan con ese dinero- tuvieran que cerrar". Los 65 millones, según ha insistido Nauert, están "congelados", es decir, "no han sido cancelados", sino que se suspenden en espera de una "evaluación futura". También ha apuntado que Estados Unidos ya tiene personal en el terreno revisando las actividades de la agencia y cómo se gasta el dinero.

En 2016, según los últimos datos públicos de la ONU, el país norteamericano contribuyó con 152 millones de dólares al "presupuesto programa" de la agencia, 39 millones más que el segundo donante, que fue la Unión Europea. Pero en total, incluidos otros fondos que no están en el "presupuesto programa", Estados Unidos aportó 368 millones de dólares frente a los 159 de la Unión Europea. "Es tiempo para que otros países, algunos de los cuales son bastante ricos, hagan su parte para mejorar la seguridad y estabilidad regional", ha explicado este miércoles a Efe un alto funcionario del Gobierno.