El exasesor de seguridad nacional de Trump se declara culpable de mentir al FBI sobre Rusia

Michael Flynn, que podría ser condenado a cinco años de cárcel, se ha comprometido a colaborar con el fiscal especial de la investigación rusa, lo que podría desembocar en nuevas imputaciones

por EFE /


Michael Flynn, exasesor de seguridad nacional del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha declarado culpable este viernes, en una audiencia en la corte del Distrito de Columbia, de haber mentido al FBI sobre sus conversaciones con el embajador ruso en Estados Unidos, Serguéi Kisyliak. Además, Flynn, que podría ser condenado a cinco años de cárcel, se ha comprometido a colaborar con el fiscal especial de la investigación rusa, Robert Mueller, lo que podría desembocar en más imputaciones.

flynn01_EFE

El exasesor de seguridad nacional del presidente de EE.UU., Donald Trump, Michael Flynn (derecha), a su llegada al Tribunal Federal en Washington, Estados Unidos (EFE)

Según ha reconocido, durante un interrogatorio el 24 de enero Flynn mintió al FBI sobre el diálogo que tuvo con el embajador ruso en Estados Unidos respecto a unas sanciones que el entonces presidente Barack Obama impuso a Rusia el 29 de diciembre de 2016 por su papel en el robo de documentos al Partido Demócrata. Durante la audiencia en el citado tribunal, el juez Rudolph Contreras preguntó a Flynn: "¿Cómo se declara de los cargos que se le imputan?", a lo que el acusado respondió con la palabra "culpable" para luego firmar su declaración de culpabilidad, por la que renuncia al derecho a un juicio.

RELACIONADO: Acusan al exconsejero de Seguridad Nacional de Trump de mentir al FBI sobre Rusia

El representante de la fiscalía especial aseguró que Flynn informó de sus conversaciones con el embajador ruso a "importantes miembros" del equipo que preparaba la transferencia de poder entre Obama y Trump, quien tomó posesión del cargo el 20 de enero. En concreto, según la fiscalía especial, Flynn llamó por teléfono a miembros del equipo de transición que estaban en el exclusivo club de Trump en Mar-a-Lago, en la costa sureste de Florida.

Asimismo, la fiscalía especial señala que las conversaciones de Flynn con el embajador ruso estaban dirigidas por importantes miembros del equipo de Trump, lo que significa que Flynn no actuó por iniciativa propia, sino que supuestamente sus acciones formaban parte de una estrategia colectiva. Estas conversaciones supusieron además un escándalo porque Obama aún era presidente entonces, y el equipo de Trump no estaba autorizado para tomar decisiones con Gobiernos extranjeros.

RELACIONADO: Los momentos más destacados del primer año de la 'era Trump', foto a foto

El proceso contra Flynn es producto de la investigación que en mayo comenzó Mueller para examinar los posibles lazos entre Rusia y la campaña de Trump para influir en las elecciones presidenciales de 2016 y favorecer la victoria del magnate republicano.