home/NOTICIAS

La faceta más desconocida de Zaida Cantera, una política luchadora por la igualdad que acaba de ser madre

De niña fue muy buena estudiante y llegó a convertirse en una deportista de primer nivel antes de pasar por el Ejército, pero uno de los mayores logros de Cantera es su ferviente lucha por los derechos de la mujer

3 Minutos de lectura

23 de Noviembre 2017 / 08:54 CET

Zaida Cantera

Zaida Cantera es es portavoz socialista de la Comisión de Defensa (Europa Press)

© EuropaPress

Zaida Cantera conoció a su marido, José Lóbez, en el Ejército, cuando ella era teniente y él, capitán. Llevan 13 años juntos, pero ha sido ahora cuando han tenido a su primer hijo, una preciosa niña que nació el pasado 7 de octubre. Quizás, el bebé viene en el mejor momento para sus padres, una vez que ella se ha liberado del yugo del acoso que padeció en el Ejército y de la medicación contra la ansiedad que conllevó esa situación.

Es por ese tema por el que pasó a ser conocida mediáticamente, por atreverse a denunciar el acoso sexual y laboral por parte de un superior en una institución tan jerarquizada como en el Ejército. Ahora, sin embargo, Zaida Cantera es reconocida por mucho más que eso: se ha convertido en una gran defensora de los derechos de la mujer desde la bancada socialista -de la que es diputada por Madrid- sobre todo, en lo referente a la igualdad y a la violencia de género. También es muy combativa en su perfil de Twitter, donde a menudo escribe tuits como éste:

  

Ella no quería que su pareja también fuera militar, pero no lo pudo evitar: lo de Zaida y José fue amor a primera vista. Como relatan a 'El País', se conocieron en un curso que únicamente duraba tres semanas y fue él quien dio el primer paso y la invitó al cine. Al final, acabaron en la manifestación por el 11-M, ya que pocos días antes habían tenido lugar los terroríficos atentados. Desde entonces han pasado 13 años, pero no fue hasta hace dos cuando pudieron pasar página a todo el sufrimiento que les sobrevendría a causa del acoso y dar el paso de casarse y pensar en tener hijos.

Mujer de complexión fuerte y atlética, es una gran apasionada del deporte. Tanto que incluso llegó a formar parte de la Selección Española femenina de Natación y del Equipo Español de Balonmano. Ser deportista a ese nivel requiere de una disciplina que no tiene nada que envidiar a la militar y que ella lleva practicando desde pequeña. Sus padres les inculcaron a ella y a su hermana la importancia del esfuerzo y la responsabilidad; de ahí que no le resultara especialmente difícil seguir unas estrictas pautas tanto en lo que se refiere al Ejército y al deporte como a los estudios. De hecho, de niña fue muy buena estudiante. En las Fuerzas Armadas siguió el mismo camino; llegó a ser la cuarta de su promoción en la licenciatura de Transmisiones en la Academia de Ingenieros del Ejército, que cursó en la Escuela Superior de Oficiales del Ejército de Tierra.

Poco antes de quedarse embarazada, por lo que se decantó fue por la zumba, un deporte mucho menos disciplinado y, aunque se practique con la alegría y la sensualidad de los ritmos latinos, igual de exigente a determinados niveles.

Zaida Cantera
Zaida, en avanzado estado de gestación, el pasado 28 de junio en la conmemoración en el Congreso de las primeras elecciones democráticas (Getty Images)©GettyImages

De familia de izquierdas, a Zaida la vocación le vino por las Fuerzas Armadas. Reconoce, en una entrevista en 'El Español', que pasar por el Ejército ‘masculinizó’ sus gestos y su modo de andar, pero no por eso renuncia a su feminidad (partiendo de la base de que la feminidad implica mucho más que una simple gestualidad). Desconocemos si intenta modificar eso (tampoco tiene por qué hacerlo), pero su paso, aunque sigue siendo firme, ahora es relajado. Verla caminar por la calle con José de la mano es la expresión de la felicidad; su sonrisa está fijada a su rostro, reflejo de una serenidad que llevaba años buscando. Ahora, la ha encontrado.

Zaida Cantera ha encontrado su lugar profesionalmente -es portavoz socialista de la Comisión de Defensa- y, lo que es más importante, ya no ve a su familia sufrir por su padecimiento y disfruta, junto a su pareja, de su recién estrenada maternidad. ¿Se puede pedir más?