Las palabras que Katie dedicó en su boda al hijo de su marido te llegarán al corazón

Katie, en el día más especial de su vida, quiso demostrar tanto al niño como a su madre lo mucho que significan en su vida e incluyó a ambos en sus votos matrimoniales

2 Minutos de lectura

16 de Noviembre 2017 / 08:51 CET

Katie y Landon

Katie y Landon se funden en un abrazo tras las palabras que ella le dedicó a él y a su madre el día de su boda (Katie H. Muss/Facebook)

© Katie H. Muss/Facebook

Katie Musser hizo dos dedicatorias muy especiales en el día de su boda: una a Landon -el hijo del hombre con el que estaba a punto de contraer matrimonio, Jeremy- y otra a Casey Bender, la expareja de Jeremy y madre de Landon.

Aunque el de la lectura de los votos matrimoniales ha sido un momento idílico, no siempre fue así, ya que al principio Katie y Casey no se llevaban precisamente bien. Había mucha tensión entre ellas, pero todo se fue pacificando con el paso del tiempo e incluso llegaron a hacerse amigas.

Al preparar los votos para su boda, Katie quiso incluir a Casey y al pequeño Landon. “Sentí como si me estuviese dejando algo y me di cuenta de que estaba apartando aquello que forma parte de nuestra relación”, decía en declaraciones a people.com.

Durante la ceremonia, Katie se dirigió a Casey diciéndole que le agradecía que fuese su amiga y que le hubiese permitido formar parte de la vida de su hijo. Más tarde, Casey reconocía que se quedó muy sorprendida por el gesto.

En un momento dado, ambas decidieron resolver sus diferencias y hacer lo que creían que era lo correcto. Ahora “ella es mi mejor amiga y estoy muy agradecida por las lecciones que me ha enseñado”, decía Casey, con emoción. Katie, por su parte, apuntaba que tanto la madre como su hijo le han permitido vivir muchas experiencias y cree que nunca podrá mostrarles lo mucho que significan para ella.

Katie Musser y Casey Bender
Katie Musser -la novia- y Casey Bender -expareja del novio y madre de Landon-, tras la ceremonia (Katie H. Muss/Facebook)©Katie H. Muss/Facebook

Después, dirigiéndose al pequeño de cuatro años, Katie le dijo: “He tenido el privilegio de conocerte desde el principio… Prometo estar a tu lado, escucharte y amarte todos los días… Prometo amar a papá con todo mi corazón… Seremos una gran familia, que prometo tendrás para el resto de tu vida”. Los asistentes se emocionaron al escuchar sus palabras y Katie pudo contenerse porque, según reconocía, había practicado mucho lo que iba a decir. “Quería asegurarme de que la gente escuchara lo que dije y el significado que tenía”, señalaba.

Tras haber pasado por situaciones complicadas a la hora de compartir la paternidad, ahora Katie y Casey saben que deben seguir trabajando juntas para dar lo mejor de sí mismas. “Quiero que la gente entienda que hay dolor en la crianza compartida, pero si haces lo que es mejor para el niño, serás más feliz a largo plazo”, señalaba Casey.

Katie espera que su experiencia sirva para otras personas a la hora de comunicarse y darse apoyo. Sin duda, todo un ejemplo el dado por esta familia.