Su novia de toda la vida, su familia, su fulgurante carrera... Así es Sebastian Kurz, que liderará Austria con 31 años

Se convertirá en el jefe de Gobierno más joven de Europa y probablemente del mundo... ¿Quién es el primer 'millennial' que dirigirá un país?

por Tu otro diario /


Sebastian Kurz tiene 31 años, es el líder del conservador Partido Popular de Austria (ÖVP) y tuvo que abandonar sus estudios de Derecho en 2011 para ocuparse a jornada completa de una incipiente carrera política que entonces comenzaba a despegar de un modo fulgurante. Le apodaron entonces el 'niño prodigio' de la derecha austríaca. Tenía 25 años cuando se convirtió en viceministro. Con 27 ya era ministro de Exteriores. Tras su victoria en las elecciones del domingo pasado, se convertirá en el líder más 'precoz' de Europa. Pero... ¿quién es este joven, que se convertirá en el primer millennial al frente de un país?

Sebastian Kurz será el primer ministro más joven de Europa (Cordon Press).

Sebastian Kurz será el primer ministro más joven de Europa (Cordon Press).

Nació el 2 de agosto de 1986 en Viena. Su padre era ingeniero industrial y su madre, profesora de Educación Secundaria. Cuando estudiaba en el instituto, conoció a su novia, Susanne Thier, con la que vive en un apartamento en Viena, muy cerca de la casa de sus padres. Quieren seguir viviendo allí, aunque no está claro si, por motivos de seguridad, la joven pareja podrá seguir haciéndolo.

RELACIONADO: Austria da un vuelco a la derecha con la victoria del conservador Kurz

Susanne, que tiene un año menos que él y trabaja en el Ministerio de Finanzas, le ha acompañado siempre en su carrera política y se convertirá en primera dama de Austria aunque no está casada con Kurz. Tuvieron que suspender su boda cuando lo nombraron ministro de Exteriores, aunque él ha manifestado que, cuando den el paso, lo harán en una ceremonia sencilla e íntima acompañados solo por un puñado de familiares y amigos.

Susanne le ha acompañado durante toda su carrera (Getty Images).

Susanne le ha acompañado durante toda su carrera (Getty Images).

También está en los planes de la joven pareja, que se declara católica, tener hijos, según han contado los dos en entrevistas concedidas a los medios de comunicación austríacos.

Sebastian Kurz llega al Ejecutivo de Austria tras una campaña de tintes populistas que ha estado más centrada en su figura que en las políticas que iba a llevar a cabo su partido si llegaba al poder. De hecho, al final de sus mítines era habitual ver una fila de simpatizantes esperando para hacerse un 'selfie' con él, todo un fenómeno que la prensa del país llegó a denominar 'Kurzmanía'.