Los vecinos que se enfrentaron cara a cara al fuego en Galicia: ‘Esto era el fin del mundo’

Los gallegos tratan de superar su fin de semana más trágico. Los más de 200 incendios declarados han arrasado campos y viviendas y, de no ser por la valentía y la ayuda de los vecinos, las consecuencias podían haber sido mucho peores

por Tu otro diario /


Indignación, tristeza y orgullo. Es la mezcla de sentimientos que albergan los vecinos gallegos que han vivido estos días la amenaza del fuego. Que todavía la viven: 27 fuegos permanecen activos. Indignación por lo que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijooo, ha calificado de ‘terrorismo ambiental’, puesto que los fuegos son provocados y parecen haber sido prendidos en una acción coordinada. Tristeza por los campos convertidos en ceniza, por los animales y los bienes perdidos. Por supuesto, por los cuatro muertos que mantienen a Galicia entera de luto.

Cordon Press

Un hombre contempla el paisaje devastado por el fuego en el concello de As Neves. (Cordon Press)

Y finalmente orgullo por la colaboración y valentía de los vecinos que salieron a ayudarse, a defender lo que era suyo en el peor momento. “Si tengo que perder mi hogar, que no sea por no haber luchado hasta el final”, declara José Manuel Fernánde, un vecino de Coruxo (una parroquia urbana de Vigo) a ‘La Voz de Galicia’. La situación que se vivió en muchas parroquias, aldeas y barrios desató el pánico. En Vigo el fuego entró por el barrio de Navia y avanzó por las avenidas ante los nervios y el temor de los vecinos, muchos de los cuales fueron desalojados. 

"Las incendios de Coruxo ya estaban muy abajo y en cuanto abrí la ventana y vi que caían cenizas cogí a mis hijos de 11 y 12 años y nos fuimos. Fue una noche dura, con miedo. Volví de madrugada para ver si la casa estaba bien, pero no dormimos aquí. El canalón de agua se derritió. Esto se veía venir por la maleza que había”, cuenta Elvira Fariña al ‘Faro de Vigo’.
“Esto era el fin del mundo”, cuenta otro vecino al mismo medio, mientras todos recuerdan también que fue una noche donde cundió la solidaridad entre vecinos a menudo desconocidos. “Vivo con mi madre, una mujer mayor de 91 años, y todo fue cuestión de minutos. No he dormido nada. Tengo que agradecer la ayuda de todos los vecinos, todo el mundo echó una mano con calderos y mangueras. Los bomberos también pasaron por aquí pero si no fuera por ellos...”, cuenta José Fernández emocionado. 

RELACIONADO: Más información sobre los incendios en Galicia

Fuera de Vigo unas de las zonas más afectadas por el fuego ha sido el concello pontevedrés de As Neves: ha ardido en un 90 por ciento y sus 4.000 vecinos han vivido horas de terrible angustia. El fuego cortaba las carreteras de acceso, se cortaron también la corriente y la luz y estuvieron incomunicados durante horas. Hoy toda la zona está invadida de humo. De la madedera solo quedan cenizas. 

“Esto se acabó. Será difícil que nos podamos recuperar. Costará años”, le cuenta un vecino, César, a La Vanguardia. “Sólo el tiempo lo dirá”, responde su vecina María, más optimista. 

RELACIONADO: La lluvia alivia a Galicia, donde 27 incendios permanecen activos y ya se busca a los culpables