Las disputas familiares y el escándalo marcaron los últimos años de la vida de Liliane Bettencourt

La multimillonaria de 94 años, que falleció este jueves, ha sido el centro de una polémica que ha mantenido en vilo a Francia durante la última década y que llegó incluso al Elíseo

por Tu otro diario /


La multimillonaria Liliane Bettencourt, heredera del imperio L’Oréal y mujer más rica del mundo, que falleció ayer en su domicilio a la edad de 94 años, ha sido el centro de una enorme polémica que ha mantenido en vilo a Francia en los últimos años. Una polémica que ha tenido además una doble vertiente: la de las disputas familiares, por un lado, y la del escándalo político por otro.

Liliane Bettencourt Getty Images

Lliane Bettencourt ha sido toda una institución en Francia. (Getty Images)

Liliane Bettencourt es toda una institución en Francia. Se convirtió en una de las empresarias más importantes tras heredar en 1957 de su padre, Eugène Schueller, L’Oréal, la multinacional de cosméticos que fundara en 1906. Fue ella quien multiplicó el valor de la marca y la convirtió en la referencia mundial que es hoy, respaldando importantes operaciones empresariales, como la compra de Garnier. 

Tras una vida de éxitos al frente de los negocios, los problemas de Liliane Bettencourt comenzaron en 2007. Fue a partir de ese año cuando se vio involucrada en una batalla legal con su propia hija, Françoise Bettencourt-Meyers, quien inició la lucha para incapacitarla argumentando que no estaba en plenas facultades y que parte de su entorno se estaba aprovechando de ella. Entre las pruebas se emplearon las grabaciones que Pascal Bonnefoy, el mayordomo de la anciana millonaria, había realizado en su casa y que supuestamente probaban las manipulaciones. 

RELACIONADO: Así fue la condena a los ocho hombres que intentaron aprovehcarse de ella

En 2010 madre e hija se reconciliaron y en 2011 un tribunal la puso bajo la custodia de su hija y sus nietos, que pasaron también a ser responsables del negocio familiar. Además, como consecuencia de las investigaciones, en 2015 fueron condenadas ocho personas por haber abusado de la anciana. 

El caso más destacado y escandaloso fue el de su fotógrafo y hombre de confianza François-Marie Banier, quien fue condenado a 350.000 euros de multa y 158 millones de euros de indemnización por daños y prejuicios a la anciana. Banier llegó a recibir de Bettencourt regalos valorados en millones de euros, entre ellos cuadros de Picasso o Matisse. 

Liliane Bettencourt Getty Images

Liliane Bettencourt es acompañada por su hija, Françoise Bettencourt-Meyers, y su nieto Jean-Victor Meyers a su salida del hotel Ritz de París, en una de sus última imágenes públicas. (Getty Images)

El escándalo terminó salpicando al propio Elíseo cuando se reveló que las grabaciones del mayordomo involucraban al entonces ministro de trabajo de Sarkozy, Eric Woerth, en manejos fraudulentos para financiar con la fortuna de Bettencourt la campaña presidencial. Todo ello a través de su gerente de finanzas, Patrice de Maistre. 

La justicia francesa llegó a investigar al propio Nicolás Sarkozy, quien siempre rechazó las acusaciones. En 2013 logró que los fiscales desestimaran los cargos por falta de pruebas en su contra. 

A pesar de los abusos de los que fue objeto Liliane Bettencourt era considerada como la mujer más rica del mundo. La revista Forbes calculaba su patrimonio en 33.389 millones de euros.