1. home
  2. /Noticias

Vuelven los coleccionables a los quioscos: esto es lo que (de verdad) cuestan

Los spots publicitarios sobre coleccionables inundan la televisión desde finales de agosto con ofertas atractivas que sirven de reclamo a los consumidores

2 Minutos de lectura
Quiosco de prensa

Los quioscos de prensa ponen a la venta, cada mes de septiembre, numerosas colecciones de todo tipo (Getty Images)

© GettyImages

Los coleccionables -como el turrón, que vuelve a casa por Navidad- regresan a la televisión y a los quioscos en septiembre. Marcan el fin del verano y representan los propósitos de cara al nuevo curso; son muchos quienes inician estas colecciones y pocos quienes logran acabarlas. Los spots televisivos anuncian suculentas ofertas, pero ¿quieres saber cuánto te gastarías si acabaras la colección?

EL PRECIO TOTAL DE LA COLECCIÓN

Los primeros ejemplares suelen ser muy económicos para atraer a la clientela. Son los precios que se anuncian en la tele y lo que mueve a muchos a iniciar la aventura de una colección que, en algunos casos, se terminaría en unos dos años.

Lo habitual es que el primer ejemplar cueste menos de dos euros e incluso, que se regale el segundo. Los precios empiezan a subir a partir del tercero. Por ejemplo, una de las colecciones anunciadas este año es la de las piezas para montar la maqueta de un DeLorean (el coche de la película ‘Regreso al futuro’); pues bien, la primera entrega cuesta solo 1 euro, mientras que la segunda sube a 4,99 euros. La tercera es gratuita y, a partir de la tercera, el precio ya es de 10,99 euros.

En principio, están programadas 16 entregas, por lo que el coste final es de 148,86 euros, a lo que habría que sumar las cajas contenedoras de los fascículos, a 8,99 euros cada una (en la web de Planeta DeAgostini, la empresa que lo edita, no se especifica el número de esas cajas). En cualquier caso, si el precio final es caro o no, depende del comprador. Comparando precios, en Amazon se venden otros DeLorean por unos 20 euros, pero todos de menor tamaño de la maqueta en cuestión; también hay alguno por más de 1.000 euros, así que serán los coleccionistas quienes deben decidir si es rentable o no.

Lo mismo ocurre con todas las colecciones. Otro ejemplo es ‘Tricot fácil’, cuya primera entrega cuesta 1 euro, la segunda vale 2,99 euros y, a partir de la tercera, 5,99 euros. Eso sí, cada una de esas entregas incluye el fascículo y dos ovillos de lana y algunas, además, también vienen con agujas. Habría que calcular el precio del ovillo y la utilidad del fascículo y valorar lo que el producto en sí aporta al consumidor.

¿UN NEGOCIO RENTABLE?

Las entregas casi interminables (algunas, como señalábamos anteriormente, pueden prolongarse hasta dos años) y la costumbre cada vez menor de acudir al quiosco podrían inducir a pensar que cada vez se compran menos. Si bien es verdad que las ventas han disminuido, arrastradas por la crisis de la prensa en papel, siguen generando ingresos.

Solo en colecciones de libros (que no en otro tipo de colecciones, como las que nos servían de ejemplo), los quioscos de toda España facturaron, en 2016, 7,99 millones de euros en libros prácticos y 18,42 millones en otros de divulgación general, según datos facilitados a ‘Tu Otro Diario’ por Federación de Gremios de Editores de España (FGEE).