Angela Merkel advierte que Europa ya no puede confiar en Estados Unidos y Reino Unido

La canciller alemana ha hecho un llamamiento a los europeos a 'tomar su destino en sus propias manos', tras la Cumbre del G7

por EFE /


La canciller alemana, Angela Merkel, llamó hoy a los europeos a tomar su destino en sus propias manos y, un día después de finalizada la cumbre del G7, afirmó que "los tiempos en que podíamos confiar en otros han quedado atrás".

"Los tiempos en que podíamos confiar en otros han quedado atrás, eso es algo que he experimentado en los últimos días", dijo Merkel en un acto electoral en Múnich (sur de Alemania).

 

La canciller aseguró además "a Alemani solo le va bien cuando a Europa le va bien" (EFE).

Durante la cumbre del G7 y la cumbre de la OTAN salieron a relucir las diferencias que existen actualmente con el gobierno del presidente de EEUU, Donald Trump.

"Naturalmente" que esto se hace manteniendo una relación de amistad con Estados Unidos y Reino Unido y con los vecinos como Rusia y otros países, indicó la mandataria. "Sin embargo, debemos saber que debemos luchar nosotros mismos por nuestro futuro y por nuestro destino como europeos", ha agregado

RELACIONADO: Estados Unidos podría abandonar el Acuerdo de París contra el Cambio Climático 

"Donde Alemania pueda ayudar, Alemania ayudará porque a Alemania solo le va bien cuando a Europa le va bien", añadió.

El diario "Frankfurter Allgemeine", en su edición dominical, sostiene que detrás del discurso de Merkel hay un "plan secreto para Europa" que empezaría con medidas concretas para hacer frente a la crisis de los refugiados y para profundizar la cooperación en defensa y seguiría con una armonización de las políticas económicas.

El rotativo agrega que después de las elecciones generales de septiembre en Alemania Merkel estaría dispuesta a asumir nuevos compromisos con sus socios europeos.

A cambio, según la misma fuente, los otros miembros de la eurozona podrían aceptar al actual presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, como sucesor de Mario Draghi al frente del Banco Central Europeo (BCE).

Ello le permitiría a Merkel apaciguar a los críticos dentro de sus propias filas ante las concesiones que estaría dispuesta a hacer para fortalecer la eurozona y para apoyar a Emmanuel Macron en Francia.