La venganza con la que amenazó el agente asesinado en Barcelona al descubrir la infidelidad habría desencadenado el crimen

Según la investigación, la víctima había descubierto la relación secreta que su pareja mantenía con el otro agente a sus espaldas y chantajeó a ambos con revelar 'trapos sucios' de su pasado

por EFE /


La juez que investiga el crimen de un agente de la Guardia Urbana de Barcelona, cuyo cadáver fue hallado calcinado el pasado 4 de mayo en el maletero de su coche, ha enviado a prisión a su pareja y al supuesto amante de la mujer, ambos también miembros de la policía local barcelonesa, a los que la víctima, que se llamaba Pedro, habría amenazado con revelar datos importantes contra ambos relativos a una investigación ya archivada sobre una paliza a un mantero que, posteriormente, falleció.

Un coche policial sale de los juzgados de Vilanova i la Geltrú tras la declaración de los acusados del crimen (EFE).

Un coche policial sale de los juzgados de Vilanova i la Geltrú tras la declaración de los acusados del crimen (EFE).

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), la titular del juzgado de instrucción número 8 de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) ha enviado a prisión a los dos agentes, que fueron detenidos el pasado sábado por los Mossos d'Esquadra, tras tomarles declaración a lo largo de toda la tarde.

La principal hipótesis de los investigadores es que los detenidos mataron al agente y posteriormente calcinaron el cadáver, oculto en el maletero de su coche, en un camino apartado del pantano de Foix (Barcelona), después de que éste descubriera que mantenían una relación sentimental a sus espaldas, según han informado a Efe fuentes cercanas al caso.

La primera en comparecer ante la juez ha sido Rosa, la expareja del agente fallecido, que ha declarado durante unas dos horas, en las que ha respondido a las preguntas formuladas por todas las partes, según fuentes judiciales.

RELACIONADO: Un triángulo amoroso, posible móvil del crimen de un agente de la Guardia Urbana 

Posteriormente ha declarado ante la magistrada, durante poco más de una hora, el agente detenido, Alberto, de 36 años de edad, que también ha respondido a todas las partes y que desde que el pasado sábado fue arrestado en la comisaría de la Guardia Urbana de la Zona Franca de Barcelona, donde estaba de servicio, no ha podido mantener contacto con la otra inculpada.

Según ha informado el TSJC, la magistrada ha acordado que los dos detenidos, que según cómo avance la instrucción se concretará si se les acusa de homicidio o de asesinato, ingresen en cárceles diferentes y en módulos especiales, debido a su condición de policías.

La declaración de ambos detenidos se ha llevado a cabo por la tarde porque previamente ha comparecido ante la juez una testigo de la causa, que se mantiene secreta. La magistrada también ha ordenado realizar una exploración psicológica a la detenida, por parte de médicos forenses, mientras que en el caso del arrestado la juez no lo ha considerado necesario.

RELACIONADO: Sigue aquí las novedades sobre el caso

Según las fuentes consultadas por Efe, una de las principales hipótesis que barajan los investigadores es que el crimen se produjo cuando la víctima, de nombre Pedro, descubrió que su pareja, de 33 años y con quien residía en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) desde el pasado verano, había reanudado a escondidas una relación sentimental con Alberto, con quien había estado unida en el pasado.

Los investigadores sospechan que el agente fallecido, tras descubrir que su pareja le engañaba con Alberto, les amenazó con desvelar información relevante sobre un proceso en el que ambos arrestados habían sido investigados en 2014, en una causa ya archivada, tras la muerte de un "mantero" que se precipitó por un acantilado al huir de un dispositivo de la Urbana en Montjuïc.

En aquel proceso, la investigación judicial se acabó archivando al determinar los Mossos d'Esquadra que el vendedor ambulante cayó accidentalmente, sin que interviniera ningún agente de la Urbana. Antes de caer, el "mantero" había agredido con una arma blanca a Rosa, que sufrió un corte de poca consideración en una pierna.

Según las fuentes consultadas, los dos urbanos que estuvieron más cerca del mantero, de origen pakistaní, antes de que cayera por la zona acantilada eran Rosa y Alberto, que han dormido en prisión preventiva por la muerte de su compañero, en este enrevesado crimen cometido supuestamente en el marco de un triángulo amoroso.

TODOS LOS IMPLICADOS TENÍAN UN PASADO TURBULENTO

Alberto fue condenado en 2013 por un juzgado de Barcelona a una multa de 300 euros y a una indemnización de 600 euros por una falta de lesiones por agredir a otro mantero, de origen senegalés, en un dispositivo de la Urbana contra la venta ambulante, según las fuentes.

Por su parte, el agente fallecido, Pedro, también fue acusado en agosto pasado por agredir a un motorista que se saltó un semáforo en la carretera de l'Arrabassada de Barcelona, si bien la causa se acabó archivando porque el joven retiró la denuncia tras alcanzar un acuerdo extrajudicial.

Paralelamente, Rosa tenía que acudir ayer a un juicio en el que figura como víctima y denunciante de un caso de "pornovenganza", si bien la vista se pospuso el pasado jueves a instancias de su antiguo abogado, que ha dejado ya de representarla. En este caso, la agente acusa a un urbano con quien salió durante unos meses por distribuir fotos de contenido sexual suyas a sus contactos en el correo electrónico, ya que el denunciado, que posteriormente ascendió a subinspector, conocía su contraseña.

De hecho, el juicio ya estuvo a punto de celebrarse el pasado 28 de abril en el juzgado penal número 17 de Barcelona, donde Rosa acudió acompañada por Pedro, cuando nada hacía presagiar el truculento desenlace, si bien la vista se pospuso porque el fiscal rebajó su petición inicial para el subinspector de tres a dos años de cárcel.