La repentina muerte del alpinista Ueli Steck en el Everest conmueve al mundo del deporte de riesgo

El suizo, conocido por coronar en solitario algunos de los puntos más altos del planeta, se estaba preparando para ascender el próximo mes dicho monte, de 8.848 metros de altura

por EFE /


El mundo del deporte está de luto este domingo después del trágico anuncio de la Federación de Alpinismo de Nepal. El alpinista suizo de 40 años, Ueli Steck, ha fallecido tras un accidente cerca del Everest.

alpinista

El alpinista suizo Ueli Steck (EFE)

 

"Esta mañana tuvo un accidente en el Nuptse y murió. Parece que resbaló", declaró el presidente de la NMA, Ang Tsering Sherpa, refiriéndose a una de las montañas satélite del Everest.

Hacia las 10 de la mañana (hora local), mientras ascendía el Monte Nuptse, cayó por un precipicio de más de mil metros. Tras encontrar su cuerpo, fue trasladado a Katmandú.

"Su cuerpo fue trasladado a Lukla en helicóptero y lo llevarán a Katmandú", precisó Ang Tserin Sherpa. "Su compañero sufría congelaciones y él tuvo que continuar solo", dijo. "Intentamos saber más sobre lo que ocurrió", añadió.

Steck, que profesionalmente se dedicaba a la carpintería, se encontraba en el Himalaya aclimatándose ante el ascenso del Monte Everest en mayo, donde pretendía subir por la ruta menos frecuentada de la arista oeste.

Además de ser conocido por ascender en solitario algunas de las cumbres más altas, era apodado como ‘la máquina suiza’, haciendo referencia a su rapidez escalando, que le hizo ganar uno de los principales galardones de la categoría, en 2009 y 2014.

Precisamente en ese año, 2014, Steck logró salvarse de una avalancha en el Tíbet, donde murieron dos de sus compañeros. Y en 2016, volvió a acaparar titulares tras encontrar, junto a David Goettler, los cuerpos de otro alpinista y su camarógrafo en un glaciar del Himalaya, después de 16 años desaparecidos tras un alúd.

Su fascinación por el alpinismo arrancó a los 12 años, cuando se apunto al club alpinista suizo.