La salida a Bolsa de Snapchat hace millonario a un instituto de Silicon Valley

Tomaron la decisión después de que el padre de uno de los alumnos observase el éxito que tenía la red social entre los adolescentes hace ahora cinco años

por Europa Press /


Las salidas a Bolsa de empresas tecnológicas suelen dar lugar a que banqueros y diferentes inversores ganen millones, aunque esta vez uno de esos grandes beneficiados poco tiene que ver con el mundo de las finanzas.

Salida a Bolsa Snapchat

El pasado jueves la red social salió a Bolsa (Getty Images)

El Saint Francis High School, un instituto de Silicon Valley, invirtió en hace cinco años 15.000 dólares (14.120 euros) en la aplicación que recientemente ha salido a Bolsa, Snapchat. Con ello ha conseguido un retorno de aproximadamente 24 millones de dólares (23 millones de euros).

El instituto, ubicado en Mountain View (California), localidad donde se encuentra la sede operativa Google, invirtió a través de su 'fondo de por recomendación de Barry Eggers, padre de dos alumnos del centro y uno de los fundadores de Lightspeed Venture Partners, el primer inversor de la red social de mensajería efímera.

Eggers cuenta a través de su blog que su idea surgió al descubrir el éxito que tenía la aplicación entre los jóvenes de 12 y 14 años. Fue por eso por lo que junto a su socio Jeremy Liew viajaron hasta la universidad de Standford con el objetivo de conocer a los creadores de esta red social.

Mochila logo Snapchat

(Getty Images)

 

Diez días después de conocer a Spiegel y Murphy, Lightspeed Venture Partners invirtió 485.000 dólares (456.550 euros) en Snapchat y, posteriormente, les ofreció un pequeño espacio para trabajar en sus oficinas.

La inversión habría otorgado al Saint Francis cerca de 2,1 millones de acciones 'clase A' de la compañía fundada por Evan Spiegel y Bobby Murphy. El instituto vendió dos tercios de su paquete accionarial a un precio de 17 dólares por título por un importe que asciende hasta 23,8 millones de dólares (22,4 millones de euros), aproximadamente.

¿QUÉ HARÁN CON ESE DINERO?

Según ha señalado a través de una carta pública el director del instituto, Simon Chiu, utilizará el retorno de la inversión para "acelerar" la ejecución de su plan estratégico, que pasa por hacer más accesible la educación católica, lograr que sus mejores profesores no se vayan a otros centros y desarrollar programas e instalaciones innovadoras.

"Este impulso increíble no financiará por sí solo los objetivos del plan estratégico, pero ayudará con los fondos necesarios y nos dará una posición de ventaja", añadió Chiu.