Trump tumba el plan de acogida de refugiados para impedir la entrada de terroristas

El mandatario estadounidense ha señalado que las acciones políticas irán acompañadas por acciones militares

por Agencias, Tu Otro Diario /


El presidente estadounidense, Donald Trump, ha suspendido el plan de acogida de refugiados sirios por un tiempo indefinido en el marco de la nueva orden ejecutiva firmada este viernes destinada a impedir que los terroristas islámicos entren en Estados Unidos.

trumppgett

La orden ejecutiva firmada por Trump suspende el plan de acogida de refugiados sirios (Getty Images)

Según publica la cadena 'ABC', el texto firmado por Trump llama a la suspensión inmediata de la migración de países vinculados al terrorismo como Siria, Yemen, Sudán, Somalia, Irak, Irán y Libia por un plazo de 90 días.

RELACIONADO: Continúa la tensión entre Estados Unidos y México

Además, el programa de acogida de refugiados ha sido suspendido por un plazo de 120 días para que las autoridades norteamericanas revisen las solicitudes y el proceso de adjudicación de asilo. Si bien en el caso de Siria, la orden suspende indefinidamente la entrada de cualquier ciudadano sirio como refugiado al entender que "va en detrimento de los intereses de Estados Unidos".

RELACIONADO: Así será el mandato de Donald Trump

De este modo, tal y como especifica el documento, se limita a 50.000 el número de refugiados que acogerá Washington en el año 2017, al entender que un número mayor es igualmente "perjudicial" para el país. El pasado año, la administración Obama admitió a 85.000 refugiados, de los cuales 12.000 provenían de Siria.

"MEDIDAS DE VETO" A TERRORISTAS

Esta serie de novedades en la política migratoria se enmarcan en las "medidas de veto" impulsadas por Trump para impedir que terroristas islámicos entren en el país norteamericano.

"He establecido nuevas medidas de veto para mantener a los terroristas islámicos fuera de Estados Unidos. No los queremos aquí", ha dicho en una rueda de prensa que ha ofrecido desde el Pentágono con motivo de la toma de posesión del secretario de Defensa, James Mattis.

"Queremos asegurarnos de que no dejamos entrar a quienes amenazan a los soldados que están luchando en el extranjero", ha afirmado, al tiempo que ha justificado la entrada a Estados Unidos a "quienes apoyen a nuestro país y amen profundamente a su pueblo".