La crisis del PSOE provoca un terremoto en la política española y acorrala a Pedro Sánchez

Tras la dimisión de 17 de los 33 miembros de su equipo de dirección con derecho a voto, el secretario general intenta reconducir la situación frente a los críticos, que pretenden su caída inmediata.

por Tu otro diario /


Abatido, el secretario general del PSOE abandonaba anoche la sede socialista de la madrileña calle de Ferraz tras una de las peores jornadas por las que ha atravesado desde que fue proclamado líder de los socialistas españoles.

En la tarde de ayer, 17 miembros de su Ejecutiva, de su equipo de dirección, lanzaron un órdago sin precedentes en la historia del partido y dimitieron en bloque para forzar de este modo su propio cese.

Pedro Sánchez llegando a la sede de Ferraz tras la dimisión de 17 miembros de su Ejecutiva (Reuters/Cordon Press).

Pedro Sánchez llegando a la sede de Ferraz tras la dimisión de 17 miembros de su Ejecutiva (Reuters/Cordon Press).

Esta maniobra provocó un terremoto en el panorama político español, ya que hasta la fecha nunca se había utilizado un mecanismo así en la primera línea del PSOE para conseguir la caída de un líder.

La división viene provocada por la crisis que enfrenta a los partidarios de facilitar la investidura del líder del PP, Mariano Rajoy, mediante la abstención (los críticos con Sánchez) y los partidarios del 'no', en el que está enrocado el líder socialista desde las elecciones del pasado 26 de junio para impedir que Rajoy continúe en La Moncloa.

Esta jornada negra para el secretario general del PSOE comenzó por la mañana con las declaraciones del expresidente Felipe González, que dijo sentirse "engañado" por Sánchez, que, aseguró, le había garantizado que se abstendría en la investidura de Rajoy.

Está por ver cómo responderá Pedro Sánchez al órdago que le lanzaron ayer. De momento, el líder socialista ha reunido esta mañana a los 16 miembros de su Ejecutiva con derecho a voto que siguen apoyándole después de la dimisión de los 17 restantes.

La dirección socialista emanada del Congreso que proclamó secretario general a Pedro Sánchez estaba formada por 38 miembros. Uno, Pedro Zerolo, falleció y otros dos han renunciado. Quedarían 35, pero los portavoces socialistas en el Congreso y el Senado solo tienen voz, por lo que 17 es la mitad más uno de los componentes de la Ejecutiva actual con derecho a voto (33 miembros).

Según los estatutos del partido, esta pérdida de confianza del líder debe desembocar en la convocatoria de un Congreso Federal Extraordinario que elija a un nuevo secretario general.

Pero sus críticos pretenden forzar la dimisión inmediata del actual líder socialista y que una comisión gestora dirija el partido hasta que se convoque ese congreso, una posibilidad que no recogen los estatutos del partido cuando se trata de la dirección federal y sí en direcciones autonómicas o locales. De esta manera, según los críticos de Sánchez, la posición del 'no' rotundo a Rajoy quedaría deslegitimada y el PSOE podría virar hacia la abstención, facilitando así la formación de un nuevo Gobierno.

De hecho, Verónica Pérez, la presidenta del Comité Federal del PSOE, que es el máximo órgano del partido entre congresos, ha asegurado esta mañana, rotunda: "Hoy la única autoridad que existe en el PSOE soy yo". Pérez está considerada como la 'mano derecha' de Susana Díaz y ha acusado a Pedro Sánchez de atrincherarse junto a sus leales sin tener ya ninguna legitimidad como dirigente del partido.